viernes, 31 de octubre de 2008

La estrategia del fénix


Foto: Lesmode

To be, or not to be: that is the question:
Whether 'tis nobler in the mind to suffer
The slings and arrows of outrageous fortune,
Or to take arms against a sea of troubles,
And by opposing end them ?

Hamlet, de William Shakespeare



No es nada fácil tratar de imitar la estrategia del fénix: renacer de las propias cenizas. Cada día que comienza es una nueva oportunidad, y a veces quedan aun frescas las marcas de cuanto nos afecta: las noticias de la violencia cotidiana, las frustraciones, las injusticias; la búsqueda de empleo, con esperanza, o la lucha por conservarlo, con preocupación.
Si uno no se adapta bien a las circunstancias, puede ser calificado de débil o no apto, y si se adapta muy bien, puede ser visto como frio e insensible. Pues ni una cosa ni otra, somos humanos y nada de lo humano no es ajeno, ninguna de las dualidades que crea nuestra mente: bueno-malo, positivo-negativo, fuerte-débil, izquierda-derecha, feo-bello.
Si un desconocido nos perturba intencionalmente, puede ser una oportunidad para desarrollar la paciencia, hasta cierto punto. Pues no es con los amigos con quienes más ocasiones tenemos de practicarla, sino con quienes nos ponen a prueba, como involuntarios instructores que nos toman lección. Incluso si no nos queda otra que actuar en defensa propia o en defensa de otros, es importante hacerlo en la medida justa, sin excederse, y sin estar cargado de odio. En ese sentido, siempre me han fascinado las técnicas de aikido, aun cuando yo no lo practico.




¿Y si el daño proviene de alguien conocido, incluso querido? Eso puede doler más, puede sentirse como que duele en el pecho, o en el alma, que desanima, que perturba. Entonces uno renace de sus propias cenizas, y perdona. ¿Por qué? Porque ninguno de nosotros es perfecto, porque también cometemos errores, también querremos ser perdonados, y el perdón es bueno para quien lo recibe y también para quien lo da, para eliminar el resentimiento y quitarlo del espíritu. El odio, el desánimo, pueden contagiarse, transmitirse, extenderse como una enfermedad, hasta que llegan a alguien que se niega a transmitirlos. Allí se detienen su camino y sus efectos.
Puedo ver en la otra persona, conocida o no, aspectos positivos. Puede ser alguien que trabaja mucho, que le gustan los animales, que se preocupa por la naturaleza, que tiene creatividad, sensibilidad o buen gusto. Cuando logro ver esas cosas, no parece tan diferente de otros humanos, no nos separan muchas cosas.
¿Es un crimen que una persona no sea exactamente cómo crees que deba ser, mientras viva en paz? Hay invasiones que se hicieron para imponer un sistema de vida o de gobierno, y que no terminaron nada bien.
Uno practica la estrategia del fénix, las circunstancias le pegan pero vuelve a renacer, y entonces le pegan de nuevo. Una y otra vez renace, y se pregunta si será una ventaja volver a la misma lucha. Es como ver el vaso medio vacío o medio lleno, una cuestión de actitud. Es una decisión que cada uno toma. Creo que es una ventaja, que cada problema es un paso más en el aprendizaje sobre cómo vivir, que cada obstáculo que superamos nos fortalece. Renacer, pero mejor, habiendo aprendido algo nuevo. Esa es una buena actitud. Pues bien, si tropezamos, si nos desanimamos, levantémonos lo más pronto posible. Practiquemos la estrategia del fénix.

Leia Mais…

jueves, 30 de octubre de 2008

Líneas para Daymi



Foto: The Marmot







Que no te falte, Daymi, este poema

A tu bella persona en homenaje

Ni se omita tu sonrisa como tema

Que a la felicidad humana es el pasaje





¿Cómo poner en palabras el encanto

de tus ojos,que me traen placer y calma;

o explicar por qué me gusta tanto

que sean ellos el reflejo de tu alma?




Vuela hacia ti mi ágil pensamiento:

Siendo lluvia, me deslizo por tu piel,

Acaricio tus cabellos siendo viento





Y me siento ligero como aquel

Colibrí en el aire todo el tiempo

Pues descubro en tus labios gusto a miel.

Leia Mais…

sábado, 18 de octubre de 2008

Amor más allá de los idiomas / Amor além dos idiomas





Los programas de traducción automática tienen sus limitaciones. Es difícil traducir un texto a otro idioma en pocos segundos y con alta precisión. Las computadoras pueden procesar palabras pero los humanos usamos esas palabras para hablar de sentimientos. Para hacer las cosas más complicadas, el significado es el uso, o sea,el significado de una misma palabra puede variar según el contexto. ¿Como conseguir que un programa entienda qué es el amor, el temor, la felicidad, la fe,o la esperanza?
Los humanos nos comunicamos también con tonos de voz, gestos, imágenes y música. Cuando escuchamos una canción de amor en otro idioma,es posible que no entendamos las palabras, pero interpretamos sentimientos. Conocemos el amor desde nuestras experiencias, buenas o malas. Conocemos el sabor de los besos de la persona amada y los instantes de felicidad que se convierten en momentos eternos grabados en el alma. Conocemos también las decepciones, la esperanza de encontrarlo otra vez, el temor de ariesgarse por amor y sufrir, y el temor mas grande de no encontrar el amor por no arriesgarse a expesar lo que uno siente.
Las computadoras no saben lo que es el amor. Los humanos a veces nos olvidamos de todo lo que el amor significa, ocupando nuestras mentes y nuestros corazones con cosas menos importantes.



Os programas de tradução automática têm suas limitações. É difícil traduzir um texto a outro idioma em poucos segundos e com alta precisão. Os computadores podem processar palavras mas os humanos usamos essas palavras para falar de sentimentos. Para fazer as coisas mais complicadas, o significado é o uso, ou seja,o significado de uma mesma palavra pode variar segundo o contexto. ¿Como conseguir que um programa entenda o quê é o amor, o temor, a felicidade, a fé,ou a esperança?
Os humanos nos comunicamos também com tons de voz, gestos, imagens e música. Quando escutamos uma canção de amor em outro idioma,é possível que não entendamos as palavras, mas interpretamos sentimentos. Conhecemos o amor desde nossas experiências, boas ou ruins. Conhecemos o sabor dos beijos da pessoa amada e os instantes de felicidade que se convertem em momentos eternos gravados na alma. Conhecemos também as decepções, a esperança de encontrá-lo outra vez, o temor de arriscarse por amor e sofrer, e o temor mais grande de não encontrar o amor por não arriscar-se a expesar o que a gente sente.
Os computadores não sabem o que é o amor. Os humanos às vezes nos esquecemos de tudo o que o amor significa, ocupando nossas mentes e nossos corações com coisas menos importantes.

Leia Mais…

martes, 14 de octubre de 2008

¿Qué es el tiempo? / O que é o tempo?




¿Qué es el tiempo? Imagino que hay muchas respuestas posibles. Respuestas de científicos, de filósofos, de artistas, de padres. Todos tenemos alguna idea de lo que es el tiempo hasta que tenmos que expicarlo.
¿Es algo más que un fenómeno de la subjetividad humana? ¿Medidmos algo más que los fenómenos físicos con nuestros relojes? Tal vez nuestros cuerpos sean más efectivos para medir cuánto tiempo pasó para nosotros y como vivimos ese tiempo. Nuestra actitud y la expresión de nuestra cara también son fieles indicadores.
No podemos imaginar cuánto tiempo es mil millones de años, ni podemos vivir más de un instante a la vez. Sabemos qué tan valioso es el tiempo que pasamos con las personas que queremos: familiares, amigos, o la persona que amamos. Si somo sabios y justos, sabremos apreciar el tiempo que les dedicamos y el tiempo que nos dedican. Cada uno de esos instantes es una manera de expresar cariño sin necesidad de palabras.



¿O que é o tempo? Imagino que há muitas respostas possíveis. Respostas de cientistas, de filósofos, de artistas, de pais. Todos temos alguma idéia do que é o tempo até que temos que expicá-lo.
¿É algo mais que um fenômeno da subjetividade humana? ¿Medimos algo mais que os fenômenos físicos com nossos relógios? Talvez nossos corpos sejam mais efetivos para medir quanto tempo passou para nós e como vivimos esse tempo. Nossa atitude e a expressão do rosto também são fiéis indicadores.
Não podemos imaginar quanto tempo é um bilhão de anos, nem podemos vivir mais de um instante de cada vez. Sabemos quê tão valioso é o tempo que passamos com as pessoas que queremos: familiares, amigos, ou a pessoa que amamos. No caso de ser sábios e justos, saberemos apreciar o tempo que lhes dedicamos e o tempo que nos dedicam. Cada um desses instantes é uma maneira de expressar carinho sem necessidade de palavras.



Leia Mais…

lunes, 13 de octubre de 2008

Facultades alteradas ( 8 ) Final


Foto: marcusrg
Esta es una historia ficticia, obra de la imaginación. Cualquier similitud con lugares, personas o hechos reales es pura coincidencia. Obra previamente registrada.





13. Ellos

- Tú debes ser descendiente del primer Janius. – dijo uno de ellos.- Después de todo, la última barrera funcionó.
-Y ustedes son quienes empezaron esto. –dije. – Acabo de verlo allá dentro.
-Tu familia siempre tuvo esas capacidades. -. Dijo el segundo de ellos. – Por eso el primer Janius nos ayudó mucho durante la Edad Media. No todas las leyendas de la época eran falsas, ni se reducía todo a superstición.
-¿A qué se refiere con “la última barrera”?- preguntó Amanda, ya repuesta.
-Lo supiste todo el tiempo.-Le expliqué. –Las leyendas suelen tener algo de verdad. Abrieron un portal sin tener conciencia de lo que hacían, y pensaron que lo habían sellado. Solo habían conseguido retrasar todo este tiempo los esfuerzos de esa entidad. La última barrera no eran las puertas, sino la esperanza y la búsqueda de realización personal que atraería a la gente de bien, incluyéndome a mí. El descendiente de quien los ayudó antes. El heredero de esas mismas capacidades. Por eso sentí que la entidad me tocaba peo no podía poseerme. Por eso tuve las visiones, y tal vez por eso vine a este lugar a estudiar desde un principio, como si fuera mi destino.
-¿Y ellos?
- Llamémoslos, así: Ellos. Supongo que los caballeros no desean publicidad, a pesar de estar entre nosotros desde hace siglos.
-Al igual que su antepasado….-dijo la mujer. –…no lo hacemos ni por fama ni por dinero. Solo por proteger a quienes no entenderían que hay en el mundo mucho más de lo que imaginan.
Ella hablaba mientras depositaba en el piso una caja y la abría: contenía un extraño artefacto. Era una esfera reluciente, como una gran bola de cristal, apoyada en una base con teclado y una pequeña pantalla.
-Esta vez la podemos sellar definitivamente. –Agregó.- Ya ordenamos la evacuación de toda la zona.
-¿Qué es eso?- le pregunté.
-Tecnología, por supuesto. Así supimos que el portal estaba abriéndose de nuevo: percibimos las alteraciones causadas en el espacio-tiempo, como un sismógrafo percibiría los sismos previos a un gran terremoto. Este artefacto es experimental. En teoría, puede causar una implosión de gran magnitud que haga colapsar el tejido del espacio-tiempo dentro de un área limitada, y así cerrar el portal entre ambos mundos.
- ¿Y en la práctica?
- En la práctica, estaremos probando un explosivo experimental en los cimientos de un edificio. Es el único recurso que tenemos. Si falla, el edificio será lo que menos nos preocupe a todos.


14. Implosión

- Tendremos una única oportunidad. –les dije. – Apóyenme en todo lo que necesite.
- Puede contar con eso.- dijo el primero.
-Amanda, vas a esperar aquí afuera en caso de que alguno de nosotros salga herido y necesite ayuda para caminar. Usted. –Miré al segundo.- Deme su arma.
- No lo va a matar con balas.
-Lo sé.-dije mientras la tomaba y le quitaba el seguro. – pero es suficiente que lo debilite para que ustedes no sean poseídos. Denme 30 segundos. Después entran con el artefacto e inician la cuenta regresiva.
Entré al pasillo apuntando hacia el fondo. La luz se hacía ya muy intensa.
-Ja…nius.
La entidad comenzaba a atravesar el portal. Adoptaba mi forma física como si no tuviera una propia, cosa que creí probable. No tener una forma le permitía adoptar muchas. Quienes lo apoyaban estaban cerca ya a punto de cruzar, podía sentirlos.
Avancé con pasos firmes mientras le disparaba una y otra vez. No lograba más que retenerlo en el sitio donde se encontraba. Comenzó a reírse de mí, sintiéndose ya victorioso. Para ese momento yo ya había avanzado hasta el espejo y le disparé la última bala, rompiéndolo en docenas de pedazos.
Ellos entraron mientras yo luchaba cuerpo a cuerpo con la entidad debilitada.
-¡30 segundos!- gritó uno de ellos.
-Golpeé a la entidad y con una de mis piernas lo empujé con todas mis fuerzas de nuevo a través del portal. Mi carrera empezó.
Pasillo, escaleras, nuevos pasillos… otro tramo de escaleras. Ellos y Amanda se encontraban ya muchos metros más adelante. Corríamos tanto como daban las piernas y los pulmones. La cuenta regresiva terminó cuando ya habíamos ganado el exterior. En los primeros tres segundos no pasó nada. Luego el suelo comenzó a temblar. Detrás de nosotros el edificio entero temblaba. Colapsó y cayó sobre sí mismo como en las demoliciones, pero no se terminó allí. Los escombros se hundían bajo el suelo. Ese suelo mismo que pisábamos parecía moverse lentamente hacia atrás. Una corriente de aire trataba de succionarnos hacia la fuente de la implosión. Todos los objetos que estaban sueltos, papeles, hojas de árboles, eran arrastrados hacia ese lugar. Sentía como si estuviera nadando contra la corriente, corriendo contra el viento, y por un momento no sabía si escaparía de ese efecto.
Cuando todo finalmente pasó, sólo quedaba un enorme cráter. Ese era el sitio donde Amanda y yo nos habíamos conocido, donde habíamos llegado buscando futuro, donde persistíamos en nuestro esfuerzos a pesar de tanta burocracia. Un espacio vacío, no solo en el terreno. La última barrera había funcionado, tal vez a un precio muy alto.


15. Vacaciones anticipadas.

Como correspondía, Ellos se ocuparon de la construcción de un nuevo lugar donde estudiar, esta vez mucho más moderno y confortable, y sin demonios incluidos en el diseño. Tal vez fuera verdad que todo pasa por una razón. En cuanto al cráter, no era posible ocultarlo ni negarlo. Explicaron la caída de un meteorito detectado con poco tiempo de anticipación, apenas suficiente para evacuar la zona. Hasta hicieron filmaciones trucadas que mostraban la caída y aparecieron supuestos testigos del hecho, así como científicos que explicaban el fenómeno al mejor estilo de los canales de documentales.
En lo que respecta a nosotros dos, Amanda y yo, Ellos estaban agradecidos y preguntaron qué podían hacer por mí. Yo supe exactamente lo que quería.
- Por fin solos.- le dije a Amanda mientras la abrazaba.
A lo lejos, el cielo casi se confundía con el horizonte. El mar estaba en calma y el clima era de mucho amor. La experiencia de tener mi propio yate era maravillosa, y la compartía con la persona que más me importaba en el mundo.
-¿ Dónde iremos? – preguntó ella.
- Elige un destino. Te ofrezco el mundo. –le respondí antes de besarla.

Final



Si buscas otra historia con estos personajes, recomiendo Speculum, ambientada un tiempo después.

Leia Mais…

Facultades alteradas ( 7 )


Foto:Daquella manera


Esta es una historia ficticia, obra de la imaginación. Cualquier similitud con lugares, personas o hechos reales es pura coincidencia. Obra previamente registrada.



12. El portal


Permanecimos inmóviles por un tiempo que nos pareció una eternidad. Estábamos a la espera, sin saber si algo saldría de allí en cualquier momento, si debíamos huir, entrar o quedarnos allí. Nada más sucedía. Me acerqué a la puerta y la terminé de abrirla. Se notaba que el lugar no había recibido ventilación ni limpieza en mucho tiempo. Amanda espiaba sobre mi hombro. El pasillo de piedra se extendía muchos metros y estaba en penumbras, escasamente iluminado por una luz que provenía del fondo. Entramos lentamente, pisando con cuidado, midiendo cada paso. Las paredes tenían inscripciones en otros idiomas, como el latín, fórmulas matemáticas complejas, escritas a mano, algunas escenas de batalla y retratos pintados en la piedra misma. Después de haber entrado varios metros notamos que el pasillo parecía dividirse en dos partes, una a la izquierda y otra más adelante a la derecha aparte de la luz al final. Antes de llegar a la primera desviación, Amanda me llamó la atención sobre una de las pinturas. El hombre retratado se parecía mucho a mi, solo que debía ser de la edad media, un hombre de armas de aspecto valeroso y noble. La inscripción debajo decía: “Ex unque leonem”, y debajo de eso, “Janius”. Tuve una extraña sensación de estar conectado en cierta forma con él, aunque no conocía antepasados tan remotos.
De pronto las puertas detrás de nosotros se cerraron con un gran estruendo. No terminé de girar en esa dirección cuando tuve la sensación de que algo se movía rápidamente detrás de mí. Lo que fuera desapareció velozmente del área de mi visión periférica y se perdió en las sombras. “Creo que no estamos solos”, pensé, pero no quise decírselo a Amanda, que prácticamente se abrazaba a mí. Me separé un paso para avanzar mientras mis ojos se acostumbraban a la poca luz. La miré. Entre ella y la puerta no había nada. Sentí que algo me tocaba un hombro. Giré y sentí que algo se movía de nuevo. Demasiado rápido para mí.
-Janius…
-shhh…. –no hagas ruido , le dije bajo sin mirarla.
_Ja….nius. –su voz estaba cambiando. Ya no parecía ser ella.
-¿Amanda? –la miré y vi sus ojos brillando, sentí la voz que no era suya, ni parecía humana.
-¿Quién es Amanda?-Dijo mientras me tomaba con las dos manos y levantaba mi cuerpo entero, golpeándolo con fuerza contra una pared del pasillo. Casi no llegué a tocar el suelo cuando ya me estaba lanzado hacia el fondo. Luego de dar una vuelta para amortiguar la caída, vi que me había lanzado a varios metros.
Avanzó hacia mí. Sea lo que fuere, no podía atacarlo sin arriesgarme a lastimar a Amanda también. Esquivé su golpe y usé su propio impulso para arrojarla a la entrada de la desviación izquierda del túnel. Solo tenía tres metros y al final un espejo contra el cual la sujeté. Vi mi reflejo mirándome. Reía y me giñaba un ojo en gesto de burla. Ella se desmayó entre mis brazos. Lo que la hubiera poseído, no tenía mucho poder…todavía. Había salido tal vez de ese espejo y había regresado al mismo. Al fondo, la luz se hizo más fuerte. Estiré un brazo, como si mi palma quisiera tocar esa luz a pesar de estar a varios metros. Entonces tuve las visiones. Las fugaces imágenes del pasado me mostraron escenas de lucha en otras tierras, el bien contra el mal, el ser humano contra cosas difíciles de describir. Los extranjeros en ese mismo pasillo, lo que les había pasado al abrir el portal y su intento casi exitoso de cerrarlo. Del presente capté la presencia de muchos seres hostiles, tal vez humanos, tal vez no. Estaban del otro lado de la luz, en ese portal que se estaba abriendo cada vez más. Eran muchos, eran crueles, y ya venían en camino.
Ayudé a Amanda a salir mientras se reponía. De afuera llegaba el sonido de sirenas y de gente corriendo y dando órdenes. Entonces, al salir, allí estaban ellos.
-¡Ustedes!-exclamé, reconociéndolos parecidos a los extranjeros de mis visiones.
Los dos hombres y la mujer vestían elegantes trajes negros, zapatos negros, camisas blancas. Tenían un aspecto serio e intimidante, pero aun así parecían asombrados de verme. Traían con ellos un extraño artefacto.

Continuará...

Leia Mais…

martes, 7 de octubre de 2008

facultades alteradas ( 6 )


Foto: Paulo Brandão
Esta es una historia ficticia, obra de la imaginación. Cualquier similitud con lugares, personas o hechos reales es pura coincidencia. Obra previamente registrada.






9. El mar como marco y testigo

-Me gustaría que mi casa fuera un yate y así moverla por el mundo.
-Eso suena muy lindo. Podríamos conocer muchos lugares, veríamos muchos atardeceres y amaneceres en el mar…
-Y nos besaríamos mientras el mar mece suavemente la embarcación.
-¿Cómo la llamarías, a esa embarcación?
-¿Qué tal “Amanda”?
-Me gusta el nombre, pero yo quiero ser la única Amanda.
-Ciertamente eres única.
- ¿Qué tanto me amas?
-Te amo tanto que llegaría hasta el fin del mundo por ti. “Amor vincit omnia”, que en latín significa….
-Dejemos la lección de latín. Sólo bésame.

10. La fuente

Las palabras no se las llevaría el viento. Las conservaría para traerlas de nuevo hacia mí y recordármelas, como si hiciera falta. No sería ése ni el único ni el más interesante de los fenómenos observados. Al regresar a casa tuve una extraña experiencia. Debiera decir que fue un sueño, uno que parecía muy real. Nunca sabré qué tan real es un estado de conciencia antes de que logremos “despertar” del mismo para pasar a otro.
Una de las paredes de mi cuarto ya no estaba. En su lugar se abría un pasillo de la facultad. Una tenue luz roja parecía alumbrar ese escenario a través del piso y las paredes. Yo caminaba a lo largo de los pasillos, bajaba escaleras, miraba a mi alrededor con preocupación mientras seguía bajando. Tenía la sensación de que no era bienvenido en ese lugar. No debía estar allí.
Ya me encontraba por debajo del nivel del suelo, en el sector de las aulas más bajas. Un último tramo de escaleras y llegaría a donde generalmente nadie iba nunca.
Los golpes se sentían con más claridad a medida que me acercaba. Esas puertas parecían mucho más viejas que el resto de la universidad. Hasta donde yo sabía, siempre habían estado cerradas. Alguien las golpeaba desde adentro una y otra vez. Las puertas resistían. Sobre ellas, un reloj se había detenido a las doce y un minuto.
Supe que esa era la fuente del mal. Lo podía percibir: el sinsentido que afectaba a tanta gente, la depresión, la locura. El mal era irradiado desde el otro lado de esas puertas. De pronto una de las ellas cedió ligeramente. El reloj comenzó a funcionar con las agujas moviéndose hacia atrás. Era una cuenta regresiva.


11. El principio del fin

Me daba miedo bajar de nuevo hacia aquel sitio. “De nuevo”, pensaba, sintiéndolo tan real. No le conté a Amanda sobre aquel extraño sueño, o lo que fuera. Si mi subconsciente trataba de decirme algo, o si era un sexto sentido advirtiéndome de un peligro, era una cuestión que quería interpretar yo mismo.
Lo que ella me contaba mientras bajábamos era la leyenda urbana relacionada con ese sitio. Según fuentes que nunca son conocidas en esas historias, esa zona no habría sido elegida originalmente para construir la universidad, sino que se haría en otra parte. Allí se reunían hace mucho tiempo unos extranjeros de quienes se pensaba que practicaban extraños rituales. Un día habrían empezado a enloquecer y huir espantados. Los dos únicos que escaparon sanos y salvos del mal cerraron las puertas, las aseguraron con poderosos símbolos grabados sobre las mismas, y usaron sus influencias para que se construyera sobre ese espacio. Tenían la esperanza de que la atmósfera de un sitio dedicado a la educación, la esperanza, la realización personal y profesional, formara una barrera adicional contra el mal.
Pues allí estaban las puertas, aun cerradas. El reloj estaba detenido a las doce en punto. Los símbolos, si alguna vez habían estado allí, habían sido borrados por el paso del tiempo o por personal de mantenimiento.
El gato negro, mascota del lugar, bajó por las escaleras, curioso como siempre. Mientras yo miraba más de cerca las puertas, tratando de adivinar la forma original de los símbolos, Amanda levantó al minino para acariciarlo. Le pedí que viniera y me diera una opinión sobre lo que estaba viendo. Al dar el primer paso, el gato se mostró inquieto. Al segundo paso de Amanda, movió las orejas hacia atrás, mostró sus dientes mientras miraba hacia la puerta, se soltó de las manos de ella y huyó rápidamente hacia arriba.
-¿Que te pasó?-pregunté al ver un poco de sangre.
- No es nada, me arañó. Maldito gato.
No era grave, ciertamente, aunque un momento después fuimos nosotros quienes nos asustamos. La misma puerta de mi sueño terminó de ceder y se abrió varios centímetros.

Continuará...

Leia Mais…

lunes, 6 de octubre de 2008

Importancia de la lectura / importância da leitura




¿Por qué es tan importante el hábito de la lectura? Porque leer implica informarse, aprender, imaginar, estar de acuerdo o no con el autor y ejercitar el pensamiento crítico. Leer un texto escrito en mi propia lengua me permite mejorar mis habilidades para argumentar, dar ejemplos, describir cosas y personas, escribir y expresar mis ideas claramente.Leer un texto en lengua extranjera me permite aprender y mejorar el vocabulario: sustantivos, adjetivos,adverbios,verbos,etc.
Para cualquier persona y por cualquier razón, leer es un óptimo ejercicio mental.

¿Por quê é tão importante o hábito da leitura? Porque ler implica informar-se, aprender, imaginar, concordar ou não com o autor e exercitar o pensamento crítico. Ler um texto escrito em minha própria língua me permite melhorar minhas habilidades para argumentar, dar exemplos, descrever coisas e pessoas, escrever e exprimir minhas idéias claramente. Ler um texto em língua estrangeira me permite aprender e melhorar o vocabulário: substantivos, adjetivos,advérbios,verbos,etc.
Para qualquer pessoa e por qualquer razão, ler é um ótimo exercício mental.

Leia Mais…