martes, 5 de abril de 2016

Atención al cliente




Atención al cliente, que acaba de entrar por vez primera y no se ha formado aún una impresión sobre nosotros.  Atentos a sus gestos, sus posturas, la dirección de sus miradas, el tiempo dedicado a cada producto y a la comparación de caracteríticas y precios. No lo molesten, ¿no saben que siempre tiene la razón? Incluso cuando no la tiene. ¿Una paradoja? No, siempre tiene una motivación, y como dice un proverbio, cuando el alumno está atento, aparece un maestro. Si tienes suerte escucharás sus quejas. ¿Suerte? Pues si, porque peor sería que se vayan varios sin que conozcas el motivo. Si eres más afortunado o estás más atento, escucharás sus sugerencias. ideas gratuitas.
¿No ha comprado nada hoy? ¿Se sintió al menos bien atendido? Que no haya comprado algo no te cuesta nada, pero que regrese otro dia, compre y recomiende tu local, no tiene precio. Tratar con la gente es una habilidad innata, aún cuando se la pueda mejorar. De ahi que no me explique cómo a veces se descuida tanto esa cuestión. No trates al cliente como un supuesto ladrón. Tienes el desafio de cuidar tus productos y al mismo tiempo, de tratarlo bien. Si no puedes con ambas tareas, tal vez deberías dedicarte a otra cosa. No pongas "sonría, lo estamos filmando", pues un cliente molesto puede sonreir a la cámara y hacer un gesto como diciendo "filma esto".  Puedes decir, "hemos instalado cámaras para su seguridad". Nadie se lo cree, pero suena mejor. Y los precios...4.99, o tal vez 9.99...¿De verdad no esperas que un cliente piense en 5 o en 10? 
Atención al cliente, buena atención, buen trato. Si tuviste un mal dia, se lo cuentas a tu psicólogo o a tu peluquero. Puedes reirte de sus chistes, pero no discutas. Puedes ayudarle a determinar lo que parece que necesita, puedes decirle que no lo tienen ahora pero es posible conseguirlo, puedes poner límites gentilmente, y para todo lo que esté fuera de tu área, hay otras personas, como las de seguridad. He visto cada situación, que me pregunto... si no se pone a cualquiera a pilotear un avión, si no se elige a cualquiera para enseñar a leer y escribir, cómo es que no se considera casi una ciencia o arte la atención al público, no solo como clientes, sino como usuarios de servicios públicos. Por falta de sentido común en este conjunto de detalles es que nunca he vuelto a comprar en determinados lugares; y por la atención, suelo regresar a algunos otros.


  

Leia Mais…