jueves, 8 de septiembre de 2016

50 años de Viaje a las estrellas



"El espacio, la frontera final". Así comenzaba cada episodio de la "misión durante los próximos cinco años". Afortunadamente ya se cumplen 50. A veces pierdo la cuenta de las películas, pues aunque he visto cada una, no se si son hasta ahora 12, incluyendo la más reciente "Star Trek Beyond". He visto también las series, y si bien hubo que esperar un buen tiempo para que llegara Star Trek Next Generation, con el capitán Picard, luego de la misma no tardaron en aparecer las siguientes.
Soy un trekkie, según he visto en internet, o sea, un admirador de la serie. El término trekkie o también trekker, proviene del propio creador de la serie. En mi caso, solo he visto las series y películas, pero no es raro que otros admiradores tengan maquetas de la nave Enterprise, de diferentes modelos, que que conozcan las normas del particular tablero de ajedrez que aparece en la primera serie, que tengan novelas o videojuegos sobre Star Trek o que incluso vayan disfrazados a una convención.
A continuación deseo destacar algunos detalles particulares en los que pienso al mirar hacia atrás y haber seguido por la pantalla tantos atrevidos viajes de la imaginación:

-Fecha espacial: Esa complicada serie de números. Por más que he leído su explicación un par de veces, no termino de entenderla, pero siempre me llama la atención y me gusta escucharla al principio de un capítulo. Que yo recuerde, solo en Stark Trek Enterprise, con el capitán Archer, se usaba la fecha tal como todos nosotros la usamos.

-Lenguaje Klingon: Aunque fue creado para la serie, y sólo hacían falta algunas frases para darle verosimilitud a las escenas, el hecho es que actualmente se puede encontrar en internet diccionarios y traductores. Asi como algunas tablas de fonética. No faltan quienes lo han estudiado.

-Formas de vida e inteligencia artificial.:Por un lado,  hemos visto formas de vida improbables (¿imposibles?) pero interesantes, como los Borg, "el viajero" o "los Q". Por otra parte, pudimos reflexionar sobre los avances que eventualmente tendría la inteligencia artificial, con personajes como Data, o el holograma médico de emergencia. ¿Cuáles serían los derechos de tripulantes de esas características? Si crean obras artísticas, como se ve en un capítulo, ¿tendrían resguardado su derecho a la propiedad intelectual?

-La "primera directiva": No interferir en el desarrollo y la cultura de otras especies, especialmente las que aun no cuentan con viajes al espacio. Si no estamos solos en el universo, es probable que otras especies más avanzadas sepan sobre nosotros,pero que no entren en contacto precisamente siguiendo esa misma idea. 

-Los avances tecnológicos: lo primero en lo que uno suele pensar en es haber visto en la serie una anticipación de los teléfonos celulares y las tablets, entre otros artefactos. 

-Las frases inolvidables: ¿Quién olvidaría frases como "bitácora del capitán", "Scotty, necesito más potencia", o "energice" ( antes de transportarse ).
Para terminar, recuerdo otra de esas frases, para el universo Star Trek  y todos quienes lo seguimos: larga vida y prosperidad.







Leia Mais…

lunes, 5 de septiembre de 2016

Sube y viaja si puedes



Siempre se me olvida lo que significan las inciales SUBE, lo cual me provoca imaginar las más variadas interpretaciones. Significa...Sistema Unico de Boleto Electrónico, si estoy en lo correcto. Verán, hasta ahora para viajar en colectivo, bus, camión, o como se le llame en cada país, usábamos una tarjeta específica similar a la de la imagen, solo para ese transporte. Ahora resulta que esas tarjetas dejarán de tener validez, y estaremos obligados a usar todos la misma tarjeta para viajar en colectivo, tren o subte.
¿Recuerdan esa escena de "Sentencia previa" ( Minority report) con Tom Cruise, en que entra a la estación de subte y uns sistema automático orienta una luz hacia los ojos de cada persona y asi la identifica al instante? No estamos muy lejos de eso. Esta tarjeta es personal, intransferible, asociada al número de documento de cada persona, conectada a computadoras del Estado.
Qué gracia tener una tarjeta como ésta en una ciudad donde no tenemos ni subte ni viajamos al trabajo en tren, porque no es tan grande cono la capital. Lo mejor, sin embargo, ha sido el proceso para conseguirla.
Tenemos el mes de setiembre para ir a unos pocos sitios en la ciudad, por ejemplo, el palacio municipal, y formar cola para cambiar nuestra antigua tarjeta por esta otra. Una cola más larga que discurso de tartamudo.   En principio se había propuesto unos pocos días para llevarlo a cabo. Tal vez alguien no se enteró que en una ciudad de casi un millón de habitantes, tendrían que atender a más de 12.500 personas por dia. Bueno, ahora que se dieron cuenta a la manera difícil, los plazos y horarios se han extendido.
¿Dije que era una larga cola? Pues si, se supone que es un sofisticado sistema de boleto electrónico...y no se les ha ocurrido que la gente pueda sacar número y sentarse cerca o dar una vuelta mientras le toca su turno. Gracias al cielo no ha llovido, aunque aún estamos en invierno. Fueron dos horas de esperar y avanzar unos pocos pasitos cada tanto. La policía municipal hacia pasar antes a ancianos, hasta pasaron en algún momento ofreciendo caramelos. Un par de personas que repartían volantes con publicidad se recorrieron la fila entera. Algunos periodistas se acercaron a tomar fotos, pero...una fila es una fila, no tiene mucho de original, a menos que estuvieramos todos desnudos o disfrazados.  
Finalmente, tras ser atendido y recibir mi tarjeta "SUBE que te llevo" me pregunté qué rayos harían con las anteriores, las cuales pedían a cambio, y con el saldo que quedara en cada una, centavos por aqui y por allá, multiplicados por miles de tarjetas. Es que a veces me pongo filosófico y me hago preguntas sobre la vida y el universo. Sin embargo, el tema no termina ahi, pues a la tarjeta hay que cargarla con dinero. ¿Dónde? Pues eso es lo que el pueblo quiere saber. Los sitios que conozco donde puedo hacerlo, los cuento con los dedos de una mano y me sobran dedos. En el primero donde fui un cartel decía "SUBE sin sistema", o sea que solo el cielo sabia en cuántas horas volvería a funcionar. En la segunda opción, pude cargar la tarjeta, solo que después quien atendía puso otro cartel, anunciando que no habria más cargas por ahora, no más explicaciones.
¿Cómo continuará esta historia? Es un misterio. Me recuerda la presentación de una famosa serie: "Bienvenidos a un lugar donde todo es posible. Bienvenidos a la dimensión desconocida."

Leia Mais…