lunes, 5 de septiembre de 2016

Sube y viaja si puedes



Siempre se me olvida lo que significan las inciales SUBE, lo cual me provoca imaginar las más variadas interpretaciones. Significa...Sistema Unico de Boleto Electrónico, si estoy en lo correcto. Verán, hasta ahora para viajar en colectivo, bus, camión, o como se le llame en cada país, usábamos una tarjeta específica similar a la de la imagen, solo para ese transporte. Ahora resulta que esas tarjetas dejarán de tener validez, y estaremos obligados a usar todos la misma tarjeta para viajar en colectivo, tren o subte.
¿Recuerdan esa escena de "Sentencia previa" ( Minority report) con Tom Cruise, en que entra a la estación de subte y uns sistema automático orienta una luz hacia los ojos de cada persona y asi la identifica al instante? No estamos muy lejos de eso. Esta tarjeta es personal, intransferible, asociada al número de documento de cada persona, conectada a computadoras del Estado.
Qué gracia tener una tarjeta como ésta en una ciudad donde no tenemos ni subte ni viajamos al trabajo en tren, porque no es tan grande cono la capital. Lo mejor, sin embargo, ha sido el proceso para conseguirla.
Tenemos el mes de setiembre para ir a unos pocos sitios en la ciudad, por ejemplo, el palacio municipal, y formar cola para cambiar nuestra antigua tarjeta por esta otra. Una cola más larga que discurso de tartamudo.   En principio se había propuesto unos pocos días para llevarlo a cabo. Tal vez alguien no se enteró que en una ciudad de casi un millón de habitantes, tendrían que atender a más de 12.500 personas por dia. Bueno, ahora que se dieron cuenta a la manera difícil, los plazos y horarios se han extendido.
¿Dije que era una larga cola? Pues si, se supone que es un sofisticado sistema de boleto electrónico...y no se les ha ocurrido que la gente pueda sacar número y sentarse cerca o dar una vuelta mientras le toca su turno. Gracias al cielo no ha llovido, aunque aún estamos en invierno. Fueron dos horas de esperar y avanzar unos pocos pasitos cada tanto. La policía municipal hacia pasar antes a ancianos, hasta pasaron en algún momento ofreciendo caramelos. Un par de personas que repartían volantes con publicidad se recorrieron la fila entera. Algunos periodistas se acercaron a tomar fotos, pero...una fila es una fila, no tiene mucho de original, a menos que estuvieramos todos desnudos o disfrazados.  
Finalmente, tras ser atendido y recibir mi tarjeta "SUBE que te llevo" me pregunté qué rayos harían con las anteriores, las cuales pedían a cambio, y con el saldo que quedara en cada una, centavos por aqui y por allá, multiplicados por miles de tarjetas. Es que a veces me pongo filosófico y me hago preguntas sobre la vida y el universo. Sin embargo, el tema no termina ahi, pues a la tarjeta hay que cargarla con dinero. ¿Dónde? Pues eso es lo que el pueblo quiere saber. Los sitios que conozco donde puedo hacerlo, los cuento con los dedos de una mano y me sobran dedos. En el primero donde fui un cartel decía "SUBE sin sistema", o sea que solo el cielo sabia en cuántas horas volvería a funcionar. En la segunda opción, pude cargar la tarjeta, solo que después quien atendía puso otro cartel, anunciando que no habria más cargas por ahora, no más explicaciones.
¿Cómo continuará esta historia? Es un misterio. Me recuerda la presentación de una famosa serie: "Bienvenidos a un lugar donde todo es posible. Bienvenidos a la dimensión desconocida."