sábado, 15 de noviembre de 2008

Amor y sexo on line


Foto: d70focus






Esto sucede en la República Surrealista de Akinoestán, ubicada entre la Atlántida y las Antípodas. Desde algún punto remoto de ese gran país, un joven chatea con una chica de la República Platónica de Akisikestán. Se conocieron en una de tantas páginas de contactos personales, esas que proponen hacer amigos, encontrar pareja, etc. Por un precio adicional podían incluso hacer búsquedas específicas en las bases de datos, o mandar varios mensajes al día en lugar de solo uno o dos. No había servicio que no se pudiera pagar con tarjeta de crédito, pues el amor era para muchas empresas un negocio floreciente.
Así fue como se conocieron, se hicieron amigos, y luego se volvieron novios, o cybernovios, o como quiera que se deba llamar a esa nueva forma de relación de estos nuevos tiempos. En ambos sentidos viajaban los “te quiero”, “te amo”, “te extraño”, junto con las tarjetas virtuales y los e-mail románticos. Otras páginas ofrecían tarjetas y poemas de “amor a la distancia”, pues ya era un fenómeno muy frecuente y cada vez más usuarios las enviaban.
Al mismo tiempo, en otros puntos lejanos, muchos individuos se conectaban entre sí, y no precisamente por amor, sino por lo que ellos llamaban “sexo virtual”; algo así como el “helado caliente”, los pilares del arco iris, o el punto donde se cruzan las líneas paralelas. En esas salas de chat las solteronas mentían su edad mientras un grupo de pervertidos se alteraba ante las sugerencias de otros pervertidos que mentían ser mujeres.
Paradójicamente, fue el gran apagón lo que le abrió los ojos a muchos y les permitió “ver la luz”. Sin energía eléctrica por varios días, descubrieron que tenían vecinos y vecinas, se fueron conociendo cada vez mejor, se formaron nuevas y mejores relaciones.
Sorprendidos de cómo habían sido antes, observaban cómo el resto del mundo seguía autoengañándose con ilusiones, enamorándose de una pantalla con la cual no podrían tener hijos. Se sorprendían también de la creciente población de los universos para lelos, pues no hay peor engaño que aquel donde alguien entra y permanece voluntariamente, ni mejor antídoto que el valor y el amor, capaces de vencer cualquier obstáculo.

12 comentarios:

Sendieva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jorge Fenix dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adrisol dijo...

hola jorge!!!!
creo que la red dá para todo......
hay buenos intencionados y otros no tanto, yo coseché buenos amigos,cómo sé que lo hiciste vos.
En lo que refiere a la pareja me parece un arma de doble filo........
un abrazo y buen domingo en tu hermosa ciudad!!!!!!!!!!!!

Jorge Fenix dijo...

Adrisol: tenés razón, hice también yo muchas amistades aqui.En cuanto a las parejas, es ciertamente de doble filo, y en eso la red es un reflejo del mundo real, y presenta más o al menos diferentes trampas y peligros basados en el anonimato,la falsedad y las máscaras.
Un beso desde esta linda ciudad.

@Patrulich dijo...

Bueno, ya Eva me quitó las palabras, mucho no puedo agregar porque opino muy parecido a ella.
En mi caso, siempre he sido sincera en mi actuar y pensar, ya sea en persona o a través de una pc, pero hay que cuidarse del lobo... ¿lobo está? Pues creo que sí!
Un interesante artículo, amigo.

Dylan Nes dijo...

Siempre las relaciones fueron dificiles, ahora, volverlas virtuales me parecen no solo peligrosas, sino que me parece algo totalmente inecesario. Muchos buscan cosas que no son en internet y muchos se confunden al creer que algo virtual puede ser real. Hay que tener cuidado y no confundirse y los que estan del otro lado no deberían confundirse.

Muy buena reflexión, buenisimo haberte encontrado, volvere a seguir tus palabras y a pensar un rato, me encanta estar aqui.

Nes

Jorge Fenix dijo...

Patricia: tenés razón, como tenia Eva (siempre la tiene ), el lobo siempre anda por ahi. Habrá que cuidarse bien dentro y fuera de internet.
Un beso,amiga.

Jorge Fenix dijo...

Dylan Nes: Me alegro de que te guste el artículo y el blog. Veo que compartimos opiniones.Espero precisamente que lo escrito sirva para debatir y reflexionar sobre el tema.
Saludos desde Mar del Plata.

Kareen dijo...

Hola Jorge! Cómo estuvo tu fin de semana? Comienzo mi "lunes-muy-lunes" y leyéndote vuelvo a la realidad. Muy certero tu post y muy real. Personalmente pienso que detrás de cada encuentro virtual, se encuentra alguien real (encuentro llamo tanto en chat, e-mail, lectura, comentarios, etc.) con necesidades reales. Quizá alguien busca cariño, atención, amor; encuentra que escribir tras una pantalla puede ser parte de un escapismo a su realidad. Otras personas se muestran como son y están las otras que aprovechan tanto la necesidad como la sinceridad. Pero esas que aprovechan, son reales. Quizá a través de este medio se tarde más en conocerlas o darnos cuenta. Sin embargo, soy de las personas que piensan que a la larga o a la corta, la mentira tiene patas cortas. Así que, creo que tratando de buscar el equilibrio, todo es para bien. En mi caso, tengo amig@s precios@s a través de este medio que algún día tengo la ilusión de poder abrazar.
Buena semana!

Jorge Fenix dijo...

Kareen: He tenido un buen fin de semana, gracias. Tenes razón en que muchas veces hay una ilusion de encontrar algo deseado por intermedio de la pantalla. Asi es para quienes la usan con buenas o con malas intenciones. En cualquiera de los dos casos, las ilusiones que confunden esas conciencias no son nada buenas.
Coincidimos en que gracias a este medio hicimos muchas buenas amistades, ese es un lado positivo de la red.
Un beso desde Mar del Plata.

Marinel dijo...

La búsqueda de algo intangible que nos sacie las necesidades reales es algo que planea por este mundo cibernético.No me cabe la menor duda, que nos adentramos en este mundo con el deseo de compartir por el aire sentimientos de amistad, de cercanía a pesar de las distancias...
Sin embargo tampoco me cabe duda de que hay gente que busca engañar, hacer daño pro el simple placer de hacerlo.Que se adentran en los mundos virtuales en búsquedas erróneas, dañinas,malvadas en muchas ocasiones...
No creo que exista la posibilidad de amar realmente a nadie sin el roce, la cercanía física, sin la mirada, sin las palabras que se dicen mientras los ojos se investigan...
No obstante y aunque parezca mentira, sí creo que se puede llegar a sentir mucha estima por personas desconocidas que parecen compenetrase con tus gustos e ideas.
Creo que lo mejor es ser siempre un@ mism@, pese a quien pese, haciendo que las relaciones sean sanas y sobre todo sinceras.
Un beso

Jorge Fenix dijo...

Marinel: es algo similar a lo que respondi en un comentario anterior. Es verdad que se necesita conocer a la persona para amar, y para conocer hay que compartir tiempo y experiencias juntos.
Por otro lado, entiendo que se pueda sentir cierto cariño y admiración por una persona no conocida personalmente, pues se lo puede sentir, por ejemplo, por un escritor.
Un beso desde Argentina.