miércoles, 26 de noviembre de 2008

Un guapo del siglo XX


Foto: zabara_tango



"¡Te acordás, hermano, que tiempos aquellos!
Eran otros hombres, más hombres los nuestros,
no se conocían coca, ni morfina,
los muchachos de antes no usaban gomina."
Tango "Tiempos viejos", 1925




Soy del siglo pasado, lo se. Nací en la década del 70 y creci viendo TV en blanco y negro. He visto como a mi alrededor el mundo cambiaba rápidamente, incluso diría vertiginosamente. Creo que esa es la palabra, porque a veces me da vértigo.
He visto como de un dia para otro aparecían computadoras por todas partes, y después teléfonos portátiles, y muchas personas entonces comenzaron a andar por la calle hablando solas, como los locos. Con los mp3, parecen mitad gente y mitad máquinas, con cables que les salen de las orejas. Vi aparecer también el término metrosexual, que hace referencia a un nuevo tipo de hombre que pone tanta atención al cuidado de su imagen como antes solo lo hacía una mujer: cabello, piel, incluso uñas. Cuando creí que ya había visto suficiente, encuentro en la web una noticia insólita: una tienda japonesa de lenceria está vendiendo sostenes para hombres. Tal vez alguien se pregunte si tales productos se venden. Puies según ese artículo, parece que bastantes, en colores blanco, negro y rosa.
Yo no me imagino a una señora volviendo a su casa y que encuentre a su marido o su novio probandose uno de esos artículos. Me gustaria conocer la opinión de las damas. ¿Como lo verían ustedes? ¿Sexy? ¿Original? ¿Atractivo? ¿Excentrico?
En el diario Clarin del domingo, salió una nota en la cual algunos jóvenes declaran que les da lo mismo tener relaciones con chicas o chicos. Mientras tanto, yo sigo sin entender nada de esto. Pienso en letras que aprendí en los últimos años del pasado siglo:

Tango que me hiciste mal
y que, sin embargo, quiero
porque sos el mensajero
del alma del arrabal;
no sé qué encanto fatal
tiene tu nota sentida,
que la mistonga guarida
del corazón se me ensancha,
como pidiéndole cancha
al dolor que hay en mi vida.

(...)
Es cosa linda y fiereza,
es cachetada y caricia,
tiene amargura y delicia,
tiene fealdad y belleza.
Es la infinita tristeza
que a ser malo me convida,
es la cárcel, la guarida,
mis versos y mi guitarra;
el tango es como una garra
que se ha clavao en mi vida.

Apologia del tango
Enrique Maroni

Soy de otra época y de otra tribu, la del tango y de los guapos,he cambiado el traje y la corbata por unos jeans con zapatillas y el antiguo "mano a mano" por las artes marciales. Sin embargo, se que han quedado algunos códigos y costumbres. No se si soy una especie en extinción, y no digo aqui que lo actual, o lo que viene sea bueno o malo, sino que lo pregunto, para conocer opiniones. Veré si alguien me saca de la confusión y me explica donde estamos, hacia donde vamos, como llegamos hasta aqui. Mientras tanto, estaré lustrando mis zapatos de tango. Algunas nuevas tiendas, que no cuenten conmigo.

16 comentarios:

Adrisol dijo...

hola jorge!!!!!!!!
maravilloso tu post de hoy.......
soy de aggionarme pero tanto como ésto que comentas no!!!!!!!!!

ya no saben que inventar para llamar la atención........creo que es una locura !!!!!!!!

como tú dices: NO CUENTEN CONMIGO!!!!!!
un abrazo

Jorge Fenix dijo...

Adrisol: estoy seguro de que el hombre de tu vida no adoptaria esas modas,gracias al cielo. He procurado mencionar el tema sin ponerle muchas apreciaciones personales mas allá de que conmigo no cuentan, pues soy tanguero del siglo XX.
Veré qué otras opiniones llegan.
Un beso,amiga.

los pensadores dijo...

Nosotros no somoa tangueros pero esos inventos ya no nos gustan..

un abrazo.

muy buen post.

Jorge Fenix dijo...

Pensadores: es verdad que no hace falta ser tanguero, es suficiente con saber encontrar limites razonables.
Saludos desde Mar del Plata

Marinel dijo...

Jorge, esos sujetadores, ¿no serán porque son transexuales?...(otra palabra del vocabulario actual)
¡Es que me parece increible!
Para nada me gusta eso.Qué quieres que te diga.
Respeto a todo el mundo,pero me parece que hay ciertas excentricidades que son eso justamente y no puedo creer que a una mujer le excite eso...habrá de todo como en botica.
Me gustan los hombres normales, de los de siempre y me parece estupendo que se cuiden, pero sin obsesionarse ni afeminarse...sorry.
Un beso.

Jorge Fenix dijo...

Marinel: sobre gustos no hay nada escrito. Si a alguien le gusta vestirse asi en su casa...cosa suya. Como dije en el post, conmigo no cuentan. Coincidimos los dos en preferir lo mas convencional.
Un beso,amiga.

@Patrulich dijo...

Genial tu post, Jorge!
Y yo qué te voy a decir, si también soy de otro siglo?
No me imagino a mi hombre probándose un corpiño... creo que caería de espaldas, jajaa!
En fin, aún no se inventó manual alguno sobre los gustos, pero que conmigo tampoco cuenten ;)
Y sí, soy tanguera desde nenita, me gustan guapos, qué le vamos a hacer!
Un beso, un corte y una quebrada, chan chan!!

Jorge Fenix dijo...

Patricia: los que somos del siglo XX no somos de tan particulares gustos, parece que coincidimos en lo tradicional, no cambiamos tan rapido o tan radicalmente. Sigamos bailando tango, y otros...cada cual con sus gustos.
Un beso,amiga.

Conchi dijo...

Pues Jorge, aquí tienes a otra del siglo pasado, jaja. No soy tanguera porque no soy argentina, pero me encanta el tango bailado y cantado, y el pasodoble, y el merengue, y las sevillanas que es el baile de mi tierra, pero me gusta bailarlo con un hombre sin sujetador!!!
Conmigo que tampoco cuenten!
Preguntas que qué está pasando, pues, hijo, si tú no lo sabes que eres más joven, cómo lo voy a saber yo! Ni idea de cómo se va a poner esto dentro de unos años como sigamos así. Todos buscando una identidad. Terrible!
Un abrazo y que pases un feliz domingo.
Conchi

Jorge Fenix dijo...

Conchi: aunque no seas tanguera te sabes mas ritmos que yo. No hace falta ser de Argentina tampoco, porque ya está el tango por todo el mundo.
No entiendo que es lo que pasa pero... tal vez sea mejor no saber ni eso ni como viene el futuro, y mientras,seguir bailando.
Un abrazo,amiga.

Autores Reunidos dijo...

Jorge, jajajaj. Me caigo de culo, jajaja. No me gusta, definitivamente... me parece algo... ¿grotesco?
Me gustan los hombres normales, ¿es mucho pedir...?
El mundo se ha vuelto loco, te lo digo yo...
Un beso, lindo
Natacha.

Jorge Fenix dijo...

Natacha: muy clara expresion de asombro. Hay cosas que dificilmente podrian decirse de otra forma. Afortunadamente no eres de la generacion de mujeres que al volver a casa podria encontrar una de esas sorpresas. Tienes razón, si el mundo estaba loco, ahora lo está un poquito más.
Un beso,amiga.

Elsis dijo...

Jorge, yo también estoy confundida, ya no se donde estamos, ni hacia adonde vamos.
Si viera a mi marido probándose uno de esos sostenes, para mi no sería ni sexy, ni original, ni atractivo, ni excéntrico, yo pensaría qué ha enloquecido!

Qué estas tiendas tampoco cuenten con mi Colo!

Un abrazo!

Jorge Fenix dijo...

Elsis: seguro que eso nunca pasaria. Coincidimos muchos en ser del siglo XX y tangueros. Con respecto a la actualidad, espero que solo sean modas pasajeras, pues sino no sabria hacia donde vamos.
Un abrazo.

Sendieva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jorge Fenix dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.