viernes, 2 de octubre de 2009

El eterno retorno


Foto:the mad LOLscientist


En el "eterno retorno", como en una visión lineal del tiempo, los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio del tiempo y un fin... que vuelve a generar a su vez un principio. Sin embargo, a diferencia de la visión cíclica del tiempo, no se trata de ciclos ni de nuevas combinaciones en otras posibilidades, sino que los mismos acontecimientos se vuelven a repetir en el mismo orden, tal cual ocurrieron, sin ninguna posibilidad de variación. En su obra La gaya ciencia Nietzsche plantea que no sólo son los acontecimientos los que se repiten, sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable.
Wikipedia

Recuerdo cuando terminé la etapa conocida como "escuela primaria" para pasar a la "secundaria" o escuela media, esa que es anterior a la universidad. Antes de empezar, mis padres me contaron que la nota necesaria para aprobar era como mínimo un siete. De pronto cambiaron el sistema, no hubo más números. Solo ponian letras:
- N (no alcanzó los objetivos propuestos )
- A1, A2, A3 ( alcanzó los objetivos propuestos, donde el 1 valia más que el dos y éste más que el tres )
S ( superó los objetivos propuestos ).

Recuerdo que yo solo sacaba "S" en educación física, que la literatura aun no me interesaba, y que no tenia todavía imaginación ni para escribir una redacción sobre el tema "la vaca". Lo bueno del sistema es que enmascaraba las notas, pues una letra no era tan precisa como un número.
La primaria duraba siete años y la secundaria cinco, eso estaba claro. Esperábamos por años el momento de terminar la primaria y al final de séptimo hicimos un viaje de egresados, diferente del que se hace al final de secundaria, por varias razones. Era como convertirse en mayor, o al menos, en sujeto con más responsabilidades y desafios.
Más tarde llegó un nuevo invento: el E.G.B. o Escuela General Básica, con lo cual le sumaron tiempo a la primaria y le quitaron a la secundaria. Imaginen la cara de los niños de séptimo cuando se les anunciaba que no terminaban nada, que la primaria seguiría por mas tiempo, es decir, seguirían en la escuela de niños aunque sus cuerpos,sus voces y sus hormonas los contradijeran. Bueno, imagínenlos ahora a ellos, a los padres y a los maestros con la más reciente novedad: después de años de cambios y pruebas, se vuelve a la escuela secundaria.
Agradezco al cielo haber terminado la escuela hace tiempo, porque me sentiría como sujeto de experimentos, como conejillo de indias de algún científico loco. Más allá de hacer una "remake" de la secundaria me gustaria saber si los últimos 20 años fueron una pérdida de tiempo, si con un cambio de organización y de nombre van a afrontar mejor los desafíos del siglo XXI, los problemas de violencia en las aulas, la falta de valores, el poco respeto por los profesores,la manera en que son asignados, y tantos otros pequeños detalles. Lo que también me gustaria conocer es lo que piensan los estudiantes, es decir, las personas a quienes no les consultaron pero que sufrirán para bien o para mal los cambios aplicados y por aplicar. No se preocupen ,muchachos, que luego viene la universidad. Seguro que les va a encantar.
Por mi parte, puedo afirmar que muchas cosas las aprendi por mi cuenta, como autodidacta y usuario de bibliotecas, y que diferenciando entre instrucción y educación, está última es un asunto muy personal. Ser educado, responsable, perseverante, preparado para vivir y tomar decisiones, es algo que precisa de guias, pero que tambien depende mucho de nosotros mismos.