sábado, 23 de enero de 2010

Liberación masculina



Foto: damo1977









Hace poco leí un artículo donde se menciona a un conjunto de hombres que la autora denomina HTs u "hombres en transición, ver link.
Parece que la nueva especie descubierta y clasificada por la ciencia ( femenina )hace referencia a hombres que a poco tiempo de haberse separado o divorciado tienen ganas de salir pero no de asumir compromisos de pareja estable y duradera. Tiene sentido, pues como solemos decir: quien se quema con leche, cuando ve una vaca,llora. Tal vez no sea verdad en todos los casos que el hombre es el único ser que tropieza dos veces con la misma piedra. Al final del articulo no faltan los comentarios de otras mujeres, que al momento de hablar mal de los hombres, nunca son pocas. Los acusan de ser cobardes, inmaduros, y otros términos que no deseo mencionar aquí. Es justo mencionar otro artículo de la misma página pero diferente fecha, donde se comenta que existen las "despedidas de casadas", es decir, fiestas donde una mujer puede celebrar que se divorcia,ver link.
Yo no se qué le pasa a unos y otros, pues me he mantenido siempre saludablemente soltero. Lo que puedo decir,desde mi humilde opinión, es que si algunas damas andan por el mundo hablando pestes de los hombres, van a espantar a los que todavía quieran casarse, y acabarán culpándolos de su mala suerte en la búsqueda de pareja.
Si hay personas que celebran divorciarse, pues no entiendo que en su momento se hayan casado y lo hayan celebrado,siendo algo totalmente opuesto. Si además hay hombres que no desean casarse ni tener hijos, pues es tiempo de que las damas sepan que junto con la liberación femenina llegó también su equivalente masculino. Un hombre no tiene obligación alguna de casarse y tener hijos, ni de tener una relación de pareja estable y duradera. Tiene todo su derecho de dedicar su tiempo a su realización personal y profesional, y de viajar a donde sea preciso para encontrar mejores oportunidades, sin sentirse atado por parejas o hijos. Este derecho lo tienen hombres y mujeres por igual, y siendo el mundo ahora más libre que nunca, no entiendo de dónde vienen entonces tantas quejas, problemas de relación o divorcios. No se si me parece a mi, o si antes los matrimonios eran vínculos más sólidos y sobrevivian mejor a las crisis, pues tal vez hayamos avanzado en tecnología pero retrocedido en relaciones humanas. Cada uno podrá dejar su opinión.

4 comentarios:

Conchi dijo...

Hola, Jorge. Pues mira, yo estoy de acuerdo totalmente contigo. Yo llevo 31 años casada con el mismo hombre, no sé si seremos bichos raros, pero ahora hay tantas separaciones, tantos divorcios que da miedo. Y lo peor es que todo lo sufren los hijos. Siempre debimos pensar bien si nos queríamos casar o no, eso supone convivir, compartir tu vida con otra persona, pero ahora hay que pensárselo mucho más, sin duda.
Yo sigo creyendo en la pareja, así que a ver si pronto tú encuentras tu media naranja, jaja.
Un abrazo, amigo
Conchi

Jorge Fenix dijo...

Conchi, parece que ademas de creer en la pareja también crees en mi. :-)
Sospecho que si no la encuentro me puede encontrar a mi.
Como "siempre" es mucho tiempo,no es facil encontrar a la persona con la correcta madurez para sobrepasar las crisis de pareja y aprovecharlas para fortalecer la relacion. Espero que esta generación piense a largo plazo al momento de comprometerse, mas alla de la fiesta de bodas o el primer año.
Un abrazo,amiga.

Marinel dijo...

Jorge; te voy a decir una frase que mi madre empleaba mucho y decía así:
Antes,se aguantaba más y ahora enseguida se esccaldan todas.
Naturalmente,se refería a que las mujeres no aguantan nada ahora y antes sufrían en silencio...

Mi madre era algo machista en ese sentido,pues siempre pensó que los hombres tenían toda la razón del mundo.Cosa que a mí me enfurecía a veces al compararme con mis hermanos hombres,cuya vida era,digamos más lisonjera...

Creo honestamente,que tanto el hombre como la mujer tienen que tener los mismos derechos y asumir los resultados del libre albedrío que debería primar.

Es, a mi modo de ver,absolutamente absurdo,por no decir otra palabra, criticarse a uno y otro bando.

Las mujeres en reunión,en muchas ocasiones,somos temibles;y sé de divorciadas que se horrorizan pensando en otra posible boda,pero de ahí a celebrar el divorcio!

Me parece una absoluta insensatez.Es como celebrar que se ha fracasado en algo que en su incio fue bonito....

Y en cuanto a los hombres...de todo habrá,digo yo,como las mismas mujeres.
Siempre hay que respetar las decisiones del prójimo,sea éste,hombre o mujer.
Cosa que parece ardua y excesivamente complicada,si observamos detenidamente el conjunto de la sociedad,¿no?

De todas formas,te digo una cosa,así entre nosotros...
Cuando el amor llega...todo deja de importar y lo que quieres es permanecer al lado de ese alguien el resto de tu vida.
Ocurre,que no siempre puede ser así,pero es lo que apetece en principio.
Yo ya llevo 22 años con mi marido,y espero que sean muchos más,la verdad :)
Perdona la perorata.
Besos.

Jorge Fenix dijo...

Marinel, veo que coincidimos. Celebrar el divorcio suena como una excusa para no aceptar un fracaso ni aprender nada del mismo. No creo tampoco que haya ni que sufrir en silencio ni que retirarse ante las primeras dificultades,si hay una buena comunicación.
Parece existir una contradicción también,entre la presión social por que la gente se case y la preferencia de las empresdas a contratar gente que no esté casada.Si pensamos también en gobiernos que no atienden la educación o la economia, después son los mismos que se llevan las manos a la cabeza y buscan familias para no cerrar escuelas ni tener pueblos fantasmas ni "fuga de cerebros".Pienso que parte del problema proviene de una economia irracional que nos imponen y a la cual hay que adaptarse como se pueda. Ya muchos consideran que es más economico y simple vivir sin hijos o sin pareja.
No hay problema por la extension del comentario, que me gusta conocer las opiniones.
Un beso,amiga.