lunes, 30 de mayo de 2011

Escribir y meditar


Foto: orinoko42









Una mañana, en la época en que estudiaba inglés en la Universidad, me encontré con una buena y una mala. La buena noticia era que íbamos a ver una película. La mala, era que la veríamos en inglés, sin subtítulos. Se suponía que entenderíamos todos, al 100%, aunque siempre hay una cierta distancia entre los ideales y la realidad. De todas formas, entendí bastante bien casi todo lo que escuchaba y hasta me gustó. Vimos "Freedom writers" ( escritores de la libertad ), de la cual incluyo un resumen aquí abajo.
En ese filme, la profesora se presentó con cuadernos para cada uno de los estudiantes. Les indicó que cada día escribieran una página. Podían escribir lo que quisieran: una historia personal, un cuento, un poema, una canción... pero cada día deberían escribir algo. Con o sin proponérselo, consiguió que comenzaran a meditar, Lo cual tuvo un efecto positivo en sus vidas. Esa película está basada en hechos reales.






Para los escritores hay dos consejos importantes: escribir mucho y leer mucho. En cuanto a escribir, se suele recomendar un mínimo de 1000 palabras por día. Más allá de ser un arte, escribir ayuda a abstraerse, concentrarse, sublimar (mecanismo psicológico para canalizar elementos negativos de una manera constructiva y socialmente aceptable) e incluso puede ser una buena terapia. He leído libros con consejos y técnicas para escribir. En uno de ellos se recomienda lo que se llama "escritura automática": comenzar escribir todo lo que uno se le ocurra sin preocuparse por faltas de ortografía, por correcciones de estilo, por lo ridículo o extraño que uno escriba. Simplemente hay que seguir escribiendo por unos 10 minutos, sin juzgar y sin detenerse. Se supone que esta técnica ayuda a que puedan aflorar elementos sumergidos en el subconsciente, y que cuanto más se hace, mejor se hace y más resultados se notan en términos de autoconocimiento. No lo he praticado mucho todavía, pero los primeros resultados son interesantes.
Si escribes una página por día... ¿Sobre qué escribirías? Si comienzas escribir lo primero que te venga a la mente, ¿encontrarías elementos inesperados o curiosos? Estar frente a una hoja o una pantalla en blanco invita a dejar salir lo que uno esconde voluntaria o involuntariamente. Si escribir puede ser una manera más de meditar,esa será entonces una razón para escribir más que antes o para que empiecen a escribir quienes no tengan esa costumbre.No hay nada que perder, y mucho que ganar.