sábado, 28 de mayo de 2011

La fuerza de la no violencia











"La violencia es el miedo a los ideales de los demás."
Mahatma Gandhi

"Los hechos criminales, aún aquellos cometidos por orden del gobierno, son imperdonables. La autoridad del estado nunca estará por sobre la conciencia."
Albert Einstein



Ya hemos visto escenas como éstas muchas veces alrededor del mundo. Me refiero específicamente a los reclamos pacíficos y razonables que obtienen como respuesta la violencia injustificada. No se puede negar que el mundo entero está en crisis. Una crisis es un síntoma que indica que estamos en el rumbo equivocado y debemos cambiar. No se puede ignorar el desempleo, la pobreza, la falta de oportunidades, como si no existieran; ni tratar de silenciar a palos a quien tenga buenas razones para sentirse indignado.
En Argentina tenemos frescas en la memoria las imágenes de diciembre del 2001. Un pésimo presidente,mucha gente indignada. Un grupo de uniformados atacó salvajemente a la gente que debía proteger. Sin embargo,la gente no se retiró, fue ese presidente el que tuvo que irse, por no saber escuchar a su propio pueblo.
No saber escuchar a los ciudadanos a quienes se representa es un grave error, que se empeora cuando se usa la fuerza contra ellos. En las imágenes transmitidas desde Barcelona he podido notar una fuerza más grande: la fuerza de la no violencia. Las agresiones policiales no eran respondidas con otras agresiones. Incluso algunas personas se tomaban de las manos mientras resistía los golpes.





Tal vez algunos políticos no lo sepan todavía, pero fue por medio de la no violencia como Gandhi, un hombre de físico débil, con lentes, que nunca en su vida disparó un arma, venció a un imperio. Yo me pregunto qué clase de persona levanta un garrote para atacar en grupo a una mujer desarmada, y además, recibe un salario por hacer eso. ¿Existe una vocación para tal cosa? Hay ocasiones en que un ser humano puede encontrarse frente al siguiente conflicto:obedecer a un loco con autoridad u obedecer a la conciencia.






El mundo está en crisis, sin duda, pero la salida de esa crisis exige el uso de menos fuerza y más razón. ¿Cómo es posible que los países con mayor capacidad de destrucción sean los que formen el "Concejo de Seguridad"? ¿Cómo es posible que los líderes de cinco o seis países influyen de manera directa o indirecta sobre 6000 millones de habitantes de este mundo? ¿Hasta cuando se van a repetir las escenas de violencia que como se ve, no conducen a nada positivo ni constructivo? Lo paradójico de este asunto es que quienes usan un uniforme que no merecen también se ven afectados por la crisis, y sus víctimas reclaman un cambio positivo también para ellos.

4 comentarios:

Conchi dijo...

Buena entrada, Jorge. Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión. Lo que ocurrió en Barcelona es incomprensible e imperdonable.
Un abrazo
Conchi

Jorge Fenix dijo...

Gracias por pasar,Conchi. Como decia en al artículo, no es la primera vez ni creo que la última, que en alguna parrte del mundo un político responde con la fuerza porque tiene miedo de que le echen en cara unas cuantas verdades.Es noble la actitud de no responder de la misma forma,y de continuar con reclamos pacificos, esa es una mayor fuerza.
Un abrazo desde el sur.

Tu puedes lograr dijo...

Es lamentable lo que pasa, no solo en un pais sino en todos..!! es aun peor cuando crece cada vez más este tipo de violencias, maltratos.

Un abrazo,

Jorge Fenix dijo...

Mientras los mas poderosos hagan lo que quieran, incluso dentro de "naciones unidas", entonces seguira siendo la fuerza lo que controla este mundo y no la razon, lo cual no conduce a nada bueno ni aun para los poderosos.