viernes, 28 de marzo de 2008

El explorador


Foto: mariabonita








El individuo se sienta a escribir. Experimenta la ilusión de estar temporalmente apartado del mundo y de las otras personas. En realidad no puede sustraerse del gran conjunto de problemas,desafíos,oportunidades,esperanzas,costumbres y maneras de pensar ni cuando cree que está solo. Ese mundo es su fuente de inspiración y también el destino de sus creaciones.
¿Como deberia calificarse a si mismo? ¿Simplemente un escritor? Tal vez un aventurero, un creador,un creativo, un descubridor,un ilusionista. Un mejor término parece el de explorador. Explora la realidad y corre el peligro de confundirse y extraviarse en ella. Cada dia corre ese riesgo con gusto,en lugar de la falsa seguridad de un sueño o una ficción creada por los medios. El crea sus propias ficciones. Puede decir grandes verdades por medio de personajes e historias inventadas.
Levanta la cabeza de la hoja ya con algunas lineas escritas. Medita, imagina,calcula,decide, y vuelve a trabajar en su borrador. Debe crear mundos e historias de vida dentro de límites de espacio,tiempo, e incluso a veces, género o tema. A veces siente un déjá vu. No sabe que es solo el personaje de un artículo,escrito por otro personaje de otro plano de realidad. Ese otro personaje,a su vez, olvida con frecuencia haber sido creado también y estar viviendo un mundo de ilusiones que parecen reales. Sin embargo,creados y creadores se necesitan mutuamente. En esa sala donde cree estar solo,donde piensa que nadie lo ve, el personaje del personaje continua creando.

5 comentarios:

Natacha dijo...

Los que gustamos de escribir historias, a veces parecemos poseídos por una fuerza externa que nos pone los dedos en marcha y tecleamos de forma frenética, de tal manera, que después te paras y lees a ver qué has escrito... ¿te pasó alguna vez?
Un beso.
Natcha.

penelope dijo...

Escribir a veces se transforma en un medio de protegerse de la realidad, alejándose de alguna manera de ella...uno se escuda a menudo detrás de una historia pretendiendo que nada tiene que ver con nosotros, que lo que expresamos forma parte de la ficción...pero instropección mediante, a menudo notamos que somos los personajes que creamos, adornados con alguna variante...ÉXITOS!

Jorge L. López dijo...

Hola Natacha, puedo empezar a escribir bastante una vez que "tomo impulso". Me puede llevar de unos minutos a una hora,pero luego escribo bastantes lineas en el primer o segundo borrador. Lo que me sorprende a veces es que haya escrito una cosa con errores torpes que corrijo pronto en una nueva lectura.
Estimada Penélope,no sé si escribir nos aparta siempre de la realidad.En mi caso,tal vez leer,pero me temo que para escribir debo encontrarme mejor conmigo mismo y procurar un sentido para cada cosa,asi que es a la vez mi ejercicio,practica y terapia.Gracias a las dos por sus opiniones siempre bien recibidas.

Sendieva dijo...

Me he pasado horas enteras escribiendo, cuando veía todo el tiempo que había pasado no podía creerlo!! eso si era todo lo que me estaba pasando en esos momentos, pero si que a veces al final de esa escritura,dejaba volara mi imaginación y era como escribir un sueño, todo lo que me gustaría que fuera, todo lo que deseaba que cambiara..., creo que dependiendo de como te sientas en ese momento así escribes, ¿no te pasa así?, cuando te enamoras, escribes cosas preciosas, cuando te hacen daño, solo escribes dolor, hay que sentir muchas cosas antes de poderlas escribir, eso es lo que creo, muchos besos lindo Argentino.

Jorge L. López dijo...

Es muy antigua la idea de que hay que conocer una sensación para poder escribir de la misma. Yo diria que eso pasa con una sensación y no una experiencia.Sensaciones hay pocas y básicas,divididas en sus matices,y por eso todos las conocemos y podemos hablar de las mismas. Experiencias hay muchas y algunas muy personales. Es posible que el estado de animo influya en como se escribe,pero no se si un estado pasajero o un animo que dure meses o años. En el caso de una novela,por ejemplo,toma tiempo escribirla,más del que usamos para trazar un poema en unos determinados momentos.
Gracias por pasar a visitarme y opinar.