miércoles, 24 de septiembre de 2008

Facultades alteradas ( 5 )



Foto: Paula G. Furió

Esta es una historia ficticia, obra de la imaginación. Cualquier similitud con lugares, personas o hechos reales es pura coincidencia. Obra previamente registrada.


7. El huracán Karlota

Un peligro acecha a todos los principiantes: el huracán Karlota. Es un problema cíclico, como las plagas de langostas, los reality shows o las telenovelas. Este huracán afecta todos los años a los principiantes, cobrándose muchas víctimas. Es difícil prepararse para una amenaza como esta cuando ni siquiera se conoce su existencia. Los estudiantes avanzados, veteranos en sortear dificultades, lo recuerdan como apenas una serie de anécdotas. Se trata en realidad de historias de disciplina y valor que deberían ser contadas.
Cuando un ingenuo principiante se siente confiado, cuando baja la guardia y empieza a sentirse un estudiante universitario, viene Karlota y lo arranca de la universidad con todas sus fuerzas. De un momento a otro se ve envuelto en un torbellino de contradicciones, burocracia, indiferencia, mediocridad y locura. Sólo si es espiritual y mentalmente fuerte sabrá mantenerse en su sitio. Un detalle importante: nadie es el mismo después del huracán, ni siquiera los sobrevivientes. El huracán Karlota le rompe las esperanzas a muchos estudiantes, y a otros les abre los ojos.


Yo todavía estaba juntando los pedazos de mi personalidad luego del choque con las primeras semanas de clase. El impacto había sido terrible. Mi sentido común había quedado patas arriba, estampado contra una pared. Mi autoestima quedó abollada, pero se vería como nueva con una capa de pintura. Mi coherencia cayó rodando por las escaleras hacia la calle, y faltó poco para que le pase por encima un omnibus de escolares.Yo dormía cada noche, pero no siempre descansaba, porque era protagonista de extraños sueños. No solo aquel de los pasillos como un laberinto, sino otro en el cual soñaba que estaba de regreso en la escuela media y tenía que dar exámenes. Tal vez el subconsciente notaba algo importante o peligroso y trataba de comunicármelo. ¿Cuánto tardaría yo en interpretarlo correctamente, recibir el mensaje y tomar medidas? Yo estaba luchando solo en aquel territorio desconocido, hasta que llegó Amanda.


8. El Yin y el Yang

¿Quién dice que los hombres elegimos, que los hombres seducimos? ¿No serán las mujeres quienes siempre controlan la situación y nos dejan creer lo contrario? ¿Llegaría uno a alguna parte si no fuera visto, estudiado, aprobado por el “sexo apuesto”? ¿Caminará uno por los pasillos sin imaginar que es el amor secreto de una compañera o el trofeo de otras dos que compiten entre sí?
Yo había sido elegido, y que supiera, no había competencia; hecho por el cual no me apresuraba a sacar ni buenas ni malas conclusiones. Yo ya sabía que la vida es algo muy persistente. Hasta en los puntos más remotos e inhospitalarios del planeta hay vida. La encontramos en el fondo del mar, en los desiertos, donde la busquemos. El amor es parte de la vida, y cuando menos lo esperamos es cuando puede sorprendernos en los sitios donde menos probable parece pero más lo necesitamos. Sólo le hace falta una chispa para nacer y unos buenos cuidados para florecer y hacerse tan fuerte como aquellos a quienes anima.
La presencia de Amanda, tanto la presencia física como la que tenía en mi pensamiento, compensaba bien cuanto debía resolver cada día, efecto mutuo que aportaba un bienestar difícil de explicar. Digamos simplemente que era amor; en las clases, las calles, en el teléfono, en los encuentros fuera de clases, en la arena de la playa. El sol, la luna, la brisa marina, lo podían atestiguar.

Continuará...

12 comentarios:

Marinel dijo...

Pero qué intrigada me dejas con lo del huracán Karlota.Es que yo pillo tarde las cosas.Imagino por donde van los tiros, pero intuyo también que estaré equivocada...
Amanda ha llegado y con ella el amor.Veremos por qué derroteros nos conduce de su mano y por supuesto del famoso huracán...
Escribes de maravilla.
Un beso.

Jorge Fenix dijo...

Marinel: gracias por tus comentarios. Lo del huracan Karlota es una rima que un poeta educado no pone explicitamente, solo diria que le rompe las..esperanzas a los estudiantes. He querido continuar luego de eso con otro tema mas agradable que es la evolucion de la historia de amor entre Janius y Amanda.
Tu tambien escribes bellos textos,como el de relato comansi o los de tu blog.
Un beso desde el sur.

Natacha dijo...

Bueno, Jorge, supongo que ese huracán afecta a los universitarios y al resto de los humanos cuando intentan pasar esa barrera de la responsabilidad y la madurez...
La historia va dando los bandazos de la vida, de una historia a otra con su punto de conexión en su protagonista...
Veremos si esa chica consigue centrar su camino... o todo lo contrario, que de todo hay en la vida....
Sigo atenta a la continuación. Me gusta
Un beso
Natacha.

Jorge Fenix dijo...

Natacha: tienes razon, es asi en muchos ambitos aunque aqui se refiera a uno en especial.Espero que la influencia de Amanda sea positiva para ambos personajes, que sea mutuo.
Gracias por pasar y seguir la historia,amiga. Un beso desde esta orilla.

Sendieva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Conchi dijo...

Hay que temerle más a Karlota que a Amanda, creo, aunque siempre hay que saber controlar la mente, ni desanimarse ni "enamorarse" tan ciegamente que sea la otra persona la que decida por uno.
En cuanto a lo de que los hombres valen por lo que opinen las mujeres, pues supongo que tiene su parte de razón y que también funciona al revés.
Feliz fin de semana, Jorge.
Saludos.
Conchi

Jorge Fenix dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Fenix dijo...

Conchi: tienes razon, que si bien el personaje habia conocido extremos negativos, tal vez percibe como contapeso extremos positivos, y precisa encontrar un buen equilibrio.
Que pases tambien buen fin de semana, un abrazo desde esta tierra lejana y cercana a la vez.

@Patrulich dijo...

Y bueno, el huracán es parte de la vida, qué le vamos a hacer?

Viene muy bien la historia... ya es como que quiero más!

Por la foto, ya me voy imaginando algo.

Un beso, Jorge

Jorge Fenix dijo...

Patricia: Gracias por seguir cada capítulo, pronto habrá más. Que bueno saber que te gusta.
Un beso desde Mar del Plata,amiga.

Solcito dijo...

No había entendido lo del huracán Karlota, hasta que leí el comentario que le hiciste a marinel. jeje.

Estaré pendiente de las nuevas entregas de "Facultades alteradas", que pese a que a veces no deje comentario sigo leyendo..

Un beso!

Jorge Fenix dijo...

Solcito: que bueno haber podido ser sutil, ya que algunas cosas no quedarian bien en el blog. Imagino que de tal fenomeno arrasador ya habras oido o puede que lo hayas visto.
Tengo examen la semana proxima, pero despues la siguiente entrega vendrá, para que sepan todos como continúa.
Un beso desde Mar del Plata.