sábado, 14 de febrero de 2009

Poder y responsabilidad




Una de las cosas que se aprende al practicar artes marciales es el autocontrol. Aunque parezca paradójico, tras pasar años luchando, se aprende a no luchar a menos que sea en defensa propia o de otros. La lucha es el último recurso. Hasta donde yo sé, los mejores luchadores son los Shaolin, que son monjes. Ellos tienen sus firmes principios: un buen luchador no es vengativo, soberbio, o violento, no necesita demostrar nada. Es posible que algunas películas hayan dado una imagen equivocada sobre estos temas, pero también otras supieron tratar sobre la esencia de las artes marciales,artes de autosuperación.
En el lugar de práctica, el instructor, o maestro, o como le llamemos en cada arte, es el más experimentado, el más poderoso, pero también el más amable, paciente, caballero. No teme pedir disculpas si por ser humano comete algun error.
Mientras practicamos y aprendemos, nos damos cuenta de que el poder implica responsabilidad. Respondemos por nosotros mismos, por lo que hacemos o dejamos de hacer, por el cuidado de nuestros hábitos y nuestra educación y el trato con otros. El poder sin responsabilidad es el que origina guerras e injusticias. El poder con autocontrol y empatía, es el de una persona con calma que transmite buenos ejemplos incluso sin proponérselo.

6 comentarios:

Reina dijo...

Estoy totalmente de acuerdo; nunca he practicado artes marciales, pero conocí a un maestro de kárate (sen sei, los llaman los japoneses) que decía precisamente eso, luchar (en el sentido de utilizar artes marciales) es lo último, salvo que peligre tu vida o la de otro y aún así, decia: a veces es mejor correr, correr muchísimo... El poder sin responsabilidad es una tiranía.
Un beso

Jorge Fenix dijo...

Reina: Es verdad, aunque muchas veces se haga al revés y algunos empiecen por la lucha. Quien gana sin un solo golpe, quien se vence a si mismo, puede más que quien usa la fuerza porque no tiene la razón.
Un beso.

Conchi dijo...

Jorge, ya estamos en tu tierra. Pronto llegaremos a tu ciudad. Espero que estés allí!!!
Un abrazo.
Conchi

Jorge Fenix dijo...

Conchi: gracias por avisar. Me haré un tiempom para estar ahi.
Un abrazo.

Marinel dijo...

Esa es la esencia de las artes marciales,sí señor...el auto control.
Es casi lo primero que se enseña cuando recibes clases de esto, la violencia queda desterrada y sólo para defenderse en casos de auténtica necesidad, es para lo que se utilizan estas artes.
Estuve yendo un tiempo de pequeña, y mi hermano se aficionó mucho y practicábamos juntos...hasta que se me salió un hueso y claro...no era plan...
Pero siempre me ha llamado la atención la práctica del Kárate.
Tengo un amigo que es no sé cuántos danes ya, además de policía,pero no he visto persona más pacífica que él,más proclive al diálogo.
La fuerza, sin sabiduría en nada se queda...
Un beso.

Jorge Fenix dijo...

Marinel: son interesantes aportaciones.Yo di y recibi algunos golpes accidentales practicando aunque nada de importancia.
Como toda actividad que se hace en grupo, compartiendo las experiencias, y que se hace con dedicación y perseverancia, tiende a formar mejores personas.
Un beso,amiga.