miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mar del Plata, 27° Festival Internacional de Cine



Foto: CDN Digital



No voy al cine con frecuencia, pero hay una ocasión muy adecuada para hacer  excepciones: el Festival Internacional de Cine. En esos días voy al cine más veces que en todos los demás meses del año.
Es un festival de clase "A", reconocido por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos, junto con el de Cannes, Berlín, Venecia o San Sebastián.
 No puedo decir que haya asistido desde el principio, pues el primero se celebró en 1954, Se llamó "Festival Cinematográfico Internacional" y asistieron figuras reconocidas de la época, como Gina Lollobrigia y Errol Flynn. En los años siguientes volvió a realizarse de manera intermitente, con pausas de unos cuantos años entre uno y otro, hasta que volvió a realizarse de manera regular desde 1996. Desde ese momento sólo cambió el momento del año en que se organizaba, a veces en marzo, a veces en noviembre.
Otro cambio relevante es el que aporta la tecnología, pues ahora se puede visitar su sitio oficial en Internet. También se puede descargar, desde la sección "programa", una guía en PDF con una completa descripción de las películas y cortometrajes participantes, en español y en inglés.
Tal vez no te encuentras ni siquiera cerca de Mar del Plata, pero ese archivo contiene información muy interesante sobre películas de muchos países. Algunas serán películas de tu país, otras pueden resultarte interesantes y es posible que más tarde las veas en un cine o en TV.
En esos días tengo oportunidad de ver películas que normalmente no pasan en el cine o en TV. Por ejemplo, he visto películas muy buenas de Corea del Sur. Claro que nunca me pierdo la sección de cine latinoamericano.
Imagina unos cuantos días en que las entradas al cine son más baratas, los filmes son una selección de lo mejor del mundo, se pueden ver desde las 10 de la mañana hasta trasnoche. Mientras se hace la fila se escucha los comentarios de quienes ya vieron otros filmes, además de la información previa que uno tiene gracias al sitio web, la guia y el folleto con los horarios y las salas participantes. Son buenos días para disfrutar de las historias que algunos imaginaron y otros llevaron a la pantalla.