martes, 16 de abril de 2013

Llamativa tendencia al exhibicionismo


Imagen: larsjuh


"Al fin solos", uno podía pensar en otra época. La intimidad existía como una circunstancia bien apreciada.¿Quién no necesita momentos para estar solo, o para estar a solas con la persoma amada? Son los instantes de encuentro con uno mismo, para bien o mal, aquellos en los que podemos descubrir más detalles personales que tal vez no habíamos notado o no queríamos notar.  Si son momentos compartidos con alguien especial, se crean más estrechos lazos, con una mutua confianza donde no se usan las máscaras que consciente o inconscientemente se porta en lo cotidiano.Nos presentamos ante la otra persona como no lo haríamos antes nadie más, con nuestros sentimientos, virtudes y defectos. Sin embargo, algo ha estado cambiando últimamente.
Es la tercera vez desde diciembre que veo en las noticias que se difunde un "video hot" de una persona famosa, del cual se afirma que ha sido robado del teléfono o de la pc hogareña de la persona en cuestión. Hay casos anteriores, bastante para enumerarlos, no solo en este país. Entonces me pregunto..¿Es una moda?¿A mucha gente le ha dado por filmarse? Al buscar más información he notado que es una tendencia en crecimiento. Según un artículo de un conocido diario, ver link, habrían aumentado en un año la cantidad de videos eróticos caseros subidos a la web, en un 50%. Si duda es un número significativo. Solo en el sitio web mencionado, según ese artículo se habrían subido unos 150.000 archivos en el último año, divididos en un 80% de fotos y un 20% de videos. Por lo tanto, los videos caseros robados a famosos eran apenas la punta del iceberg.
¿Por qué algunas parejas renunciarían voluntariamente a la intimidad y se arriegarían a exponerse? Algunas posibles respuestas se presentan en ese mismo texto: verse como si se fuera otro, narcisismo, exhibicionismo, una supuesta mirada autocrítica para mejorar detalles o querer demostrar algo. En este punto vienen bien algunas aclaraciones: no todas las parejas que se filmen o se fotografien comparten ni suben ese material.  Lo que hagan dos adultos en su privacidad, sin violar leyes, y de común acuerdo solo les incumbre a ellos, incluso asi lo indica un artículo de la constitución. la cuestión llamativa es la tendencia a salir de ese ámbito privado.
¿Cuánto se exhibe también en publicidades, en series y películas que se pueden ver las 24 horas por cable? Estamos en una época en que para mucha gente "tener es ser" y entonces se muestra lo que se tiene y se compara.
Exhibir proviene del latín "exhibere",mostrar, presentar, y en ese sentido no se limita a la sexualidad. Aún recuerdo cuando llamaba la atención en mi ciudad que algunos hombres comenzaran a usar un aro en una oreja. Actualmente hay hombre y mujeres jóvenes con tatuajes que cubren total o parcialmente brazos y piernas, piercing en la nariz, una ceja,o incluso en sitios no visibles. En cuanto a las orejas,he llegado a ver pequeños discos en los lóbulos, similares a los que usan algunos nativos africanos para agrandarlos más de su tamaño natural. De nuevo digo, cada adulto hará con su vida lo que guste. Sólo me pregunto, en primer lugar, si pasada la moda permanecerá el gusto por un tatuaje permanente; en segundo lugar, si no será en cierta medida una cuestión de imitar a otros para sentirse incluído en un grupo social, o para competir a ver quién se atreve un poco más en ese sentido.
He visto en una libreria un libro que enseña cómo hacer videos eróticos caseros, con detalles técnicos y recomendaciones sobre la manera de desenvolverse.No forma parte de mis costumbres,pero imagino que a otras personas les servirá -y me alegro por esas personas-lo que pueda forjar más estrechos lazos entre ellos, con la precaución de no guardarlo en su pc.  En cuanto a mi manera de destacarme, consiste en formar parte de una minoría que no lleva un solo tatuaje, guardando el respeto por quien decida tenerlos. Mi grupo de pertenencia es el de los autores,asi que dentro del mismo es donde procuraré "exhibir" mi imaginación para escribir historias.