viernes, 13 de septiembre de 2013

Una voz familiar...o casi


Foto:Ross Murray


Una voz me acompaña, me sigue a donde vaya toda la mañana. No es la voz de la conciencia. No es una imposición tampoco, ni que esté loco, no es de esas voces. Se trata de la radio. Para mí comienza mientras desayuno, aunque se que ha comenzado bastante antes. Me uno a una entrevista que va por la mitad y procuro determinar de qué hablan.
Uno suele formarse una imagen mental de cómo será la voz que escucha siempre en el mismo horario, y al ver la foto en algun momento, en internet o un periódico, a veces descubro que le he errado bastante, pues aparte de ser el mismo sexo que pensaba, no se parece mucho a lo que habia imaginado, lo cual no es ni bueno ni malo.
Salgo a la calle y espero el transporte, el cual me lleva luego por la avenida Colón. En determinado momento paso frente a la clínica Colón, lugar donde he nacido. Pocas veces pienso en eso, en general paso casi sin fijarme.  Desciendo en la zona céntrica, cerca del teatro Colón, y camino hacia la costa, pasando cerca de la plaza Colón, con la estatua central que ya pueden imaginar. Y pensar que están considerando la posibilidad de enviarnos otra, como menciono en un artículo reciente. ¿No será tiempo de pensar en diferentes nombres?
El reproductor de mp3 cabe en un bolsillo.La voz me acompaña mientras camino cerca de la playa y observo el mar. La superficie está en calma, vaya uno a saber qué cosas estarán ocurriendo por debajo. Asi es con cada persona también, incluso conmigo. Si me preguntaran cómo ando diria de la manera acostumbrada "bien, todo bien,¿ y vos?". Decime que todo bien, que no es una pregunta. Recuerdo que el personaje de historietas, Inodoro Pereira, decia "mal,pero acostumbrado".
Otra voz da una versión actualizada de las noticias,como cada hora, y luego pasan mensajes de los oyentes.Uno de ellos felicita por el programa a todo equipo responsable del mismo. Otro acusa al locutor de ser de izquierda, por cierta opinión expresada; el siguiente le acusa de ser de derecha, por otra opinión diferente en diferente momento. Será por aquello de que "no vemos las cosas como son, sino como somos".
Varios mensajes mencionan problemas de servicios públicos que requieren intervención municipal. El gobierno de la ciudad ha creado recientemente una línea para ese tema, pero mucha gente tiende a pensar que es en la radio donde serán escuchados.
Empiezo a caminar "tierra adentro",sin prisa, através de la zona céntrica. Otros mensajes de oyentes se refieren cada dia a la inseguridad. Al principio el gobierno trataba de negar el tema y hablar de "sensación de inseguridad", una supuesta sensación de temor creda por los "malvados medios de comunicación", como si nos contaran historias de fantasmas para asustarnos.Entre la variedad de oyentes nunca falta algun viejo fundamentalista, un dinosaurio vivo, de esos que han vivido muchos años pero sin aprender nada, que llama y dice "para solucionar el probema tiene que volver el servivio militar obligatorio", o incluso alguno que otro dice "tienen que volver los militares". Para colmo, están quienes terminan diciendo "ojalá que me pasen el mensaje", como temiendo la censura. No todos los mensajes llegan a salir al aire en un programa limitado a dos o tres horas, pero se pasa tantos como es posible siempre que no incluyan groserias. Deberia ser comprensible para todos,pero siempre hay excepciones.
Vuelvo a casa cuando el programa termina y la voz casi familiar, o sea conocida, habitual, aunque no de la familia, se despide hasta el dia siguiente. Entonces volverán a escucharle los entusiastas y fieles oyentes,y también los fundamentalistas políticos, los dinosaurios vivos,los paranoicos, o sea, aquellos a quienes supuestamente no les gusta. La voz llegará a todas partes, con el ánimo renovado, para todos.

4 comentarios:

Marinel dijo...

La voz es sin duda una magnífica viajera capaz de llegar a muchos y diferentes rincones.
Eso sí...no siempre se corresponde con el físico particular de quien la posee.

Es cierto que cuando oímos a alguien,ya sea en la radio o en cualquier lugar donde no alcance la vista,tendemos a vestir esa voz con nuestra imaginación, nos hacemos una idea preconcebida de cómo ha de ser y,en la mayoría de las ocasiones, naturalmente, erramos.

Pero eso,al menos en mi opinión, es grato y forma parte de la naturaleza humana,es algo divertido que nos entretiene casi tanto como llamar a un programa de radio o de televisión incluso y soltar al aire nuestras opiniones.
Opiniones que, quizá sin pretenderlo, sacan a relucir nuestras carencias en algún que otro sentido...
También por suerte,hay gente inteligente que da gusto escuchar,¿verdad?
Me ha gustado pasear y escuchar la radio contigo.
Besos.

Jorge Fenix dijo...

Marinel, gracias por pasar por aqui y expresar tus puntos de vista. Lo mio no ha sido ni la voz a ese nivel ni las matematicas, pero afortunadamente descubri que me las arreglo escribiendo y que me gusta hacerlo, y en la radio escucho cada dia a quienes nacieron para eso. Claro que hay variedad de opiniones y muchos oyentes aportan lo suyo y hacer bien en expresarse o incluso desahogarse dentro de buenas maneras.
Un beso desde el sur.

Conchi dijo...

Jorge, me alegré mucho encontrarte por la plaza y saber que estás bien.

Con el paso del tiempo nos damos cuenta que la mayoría de las cosas que oímos en los medios, con todo el respeto hacia los profesionales, pero son mentiras.

Un abrazo, amigo. Cuidate para no tener que restaurarte!!!

Jorge Fenix dijo...

Hola Conchi, se que los medios pueden tomar detalles parciales,omitirlos, o destacar unos mas que otros. Por eso procuro comparar las versiones de diferentes medios, que a la larga se termina sabiendo para quienes trabajan o hacia que lado tiran.
Me cuidaré para que baste con "actualizarme" mas que restaurar.
Un abrazo.