lunes, 28 de octubre de 2013

Las inquietantes "cosas"


Imagen: Carlos Rodríguez Torre



Hace muchos años vi una película de terror llamada "la cosa". No era de terror porque asustara sino por la pobre imaginación aplicada al libreto. Una sustancia no identificada surgia de la tierra, y asi como surgia era empaquetada y vendida como un postre, y quienes la ingerian cambiaban, como conviertiendose en seres diferentes en el mismo cuerpo, e invitaban a otros a ingerir lo mismo. Lo peligroso era lo desconocido, indefinible a tal punto que ni tenia nombre.
Un caso muy diferente era el filme "Los otros", donde lo desconocido, lo que acecha, amenaza, hace ruido y perturba, no toma en principio una forma identificable, y de ahi el terror psicológico. No es un vampiro, no es un hombre lobo, los protagonistas no saben a qué se enfrentan.
¿Qué es una "cosa", después de todo? Más bien se define por lo que no se nombra, por la ausencia de una definición clara. Cuanto más preciso sea nuestro vocabulario, mejor expresamos nuestras ideas.
Habitualmente las "cosas" son objetos, a veces son temas,problemas o anuncios. "Tengo que decirte una cosa", "encontre una cosa fuera de lo comun en el informe".
Cuando escribi "cosa" en el buscador de imágenes, me salió una gran variedad de fotos. Todo era una cosa y por tanto nada lo era. Me gustó la imagen que acompaña este artículo,por su mensaje: Las cosas buenas de la vida no son cosas".

Se me ocurre una historia. Un hombre va caminando por un camino solitario y se encuentra con una cosa, es decir, algo indefinibe, desconocido, no similar a nada que haya visto. Se acerca con precaución y descubre que la cosa camina, más inquitante aun, la cosa habla. Tal vez sea un encuentro cercano del tercer tipo. La cosa debe ser peligrosa, pues no forma parte de su mundo conocido. Utilizando un rápido ingenio, nuestro héroe le da un nombre, y al hacerlo la define de una determinada manera, pues incluso si aun fuera peligrosa, al poder nombrarla, también puede describirla, clasificarla, conocerla, y por tanto, destruirla.

Esto me recuerda un tercer filme: After Earth. En el mismo, Will Smith dice algo que aun siendo parte de la ficción da que pensar: "El miedo no es real. El unico lugar donde el miedo puede existir es en tus pensamientos sobre el futuro. Es un producto de nuestra imaginación que provoca que temamos a algo que no está presente y que podria no existir. No me malinterpretes, el peligro es real, el miedo es una opción."

¿Cuantas "cosas" no conscientes habria en los temores que cada persona tenga? ¿Cuántas imágenes habrán perdido su nombre y su forma al ser enviadas al subconsciente? En el lenguaje cotidiano, al menos, prefiero hacer como el héroe anónimo imaginado, procurar ser más concreto y definido, mencionar menos en lo posible el término "cosas", con lo cual incluso el vocabulario saldrá ganando.