jueves, 9 de febrero de 2012

Pensamientos positivos: una buena compañia



Foto: explorer056

¿Quien podría dudar de la importancia de tener buenas amistades? Tengo presente una frase leída o escuchada en alguna parte: "al amigo no lo quieras perfecto,quierelo amigo". Son buenas presencias,sin duda, buenas compañias, aunque no las únicas, y no siempre pueden estar presentes.
A veces olvidamos ser amigos de nosotros mismos y por lo tanto,cuidarnos bien. ¿Que elementos nos rodean cuando creemos estar solos? Puedo enumerar algunos: música,lecturas, mascotas, naturaleza,imágenes, y pensamientos. ¿Puede alguien estar tan solo que no le acompañe ningún pensamiento? Ya que nos acompañan las 24 horas, es bueno recordar que podemos elegirlos,cambiarlos, ser conscientes de ellos. Pensar de manera positiva o negativa requiere el mismo esfuerzo. Asi como la niebla puede impedirnos apreciar un paisaje, los estados y emociones que nos pertuban también nos dificultan ver donde estamos y hacia donde vamos.
El temor crea espejismos donde los desafios parecen más grandes, cuestiona nuestra capacidad, nos puede inmovilizar y puede quitarnos la voz si se lo permitimos. El odio quema por dentro, perjudica no solo a quien es odiado, sino también a quien odia. Además, es capaz de contagiarse como una epidemia o transmitirse incluso a nuevas generaciones. El desánimo nos puede pegar más duramente que un golpe físico y robar nuestras energias. La preocupación, o mejor dicho, pre-ocupación, nos desgasta con pesadillas imaginarias en vez de ocuparnos de problemas concretos.
¿Como enfrentar todos estos estados indeseables? Contra el temor puedo recomendar la acción y el amor. La acción puede demostrarnos que las cosas no eran tan difíciles como parecian, y si lo fueran, cuanto más practicamos una habilidad, más la desarrollamos. En la escuela debíamos tratar con problemas de matemáticas o física,hasta resolverlos, y entonces pasábamos a otros mayores. Así es en la vida, cada problema resuelto nos enseña algo y nos fortalece.
Contra el odio, usemos la tolerancia, el perdón, el conocimiento. Sólo se aprecia bien algo cuando se lo conoce. Perdonar no significa justificar, olvidar, negar que actue la justicia alli donde se haya cometido un crimen. Significa liberarse del odio y seguir viviendo el presente. Significa no cargar una pesada mochila llena de odio cada dia por el resto de la vida.
Contra el desánimo, muchas lecturas nos recordarán cosas que tal vez habíamos olvidado, además de la valiosa ayuda de los amigos,por supuesto. No digo que todo esto sea fácil, sino que es conveniente y deseable. Vale la pena el esfuerzo. Tenemos muchos conflictos por resolver tanto a escala local como a escala global. La objetividad y la calma nos permitirán afrontarlos adecuadamente.¿Cambiará para bien nuestro mundo sin que cambie cada uno de nosotros?