miércoles, 26 de junio de 2013

Excusas,mentiras y mentiritas

Foto: Festival de Almagro




En el artículo anterior traté el tema de las técnicas que usan algunos especialistas para detectar mentiras. Eso sugería otros temas asociados: ¿Por qué se miente? ¿Qué clase de mentiras hay? ¿Sería positivo decir la verdad siempre?
Cualquiera diría que si a esta última,"digamos siempre la verdad", pero imaginemos algunas situaciones:
- Tu pareja ha gastado tiempo y dinero en su nuevo peinado, pero algo no ha  salido bien. Te pregunta si te gusta, mientras respiras hondo y te concentras para evitar una expresión de asombro, risa o terror. Puede aplicarse también a una prenda de vestir, una comida, una película que hayan visto juntos.
- Discutes con alguien de mayor rango o autoridad, quien molesto te pegunta si crees que él / ella es idiota.
   -Te preguntan en una entrevista qué es lo primero que le miras al sexo opuesto, y piensas que queda bien decir "los ojos", aunque los ojos estén más arriba de lo que miras.


¿Por qué se miente entonces? Según vemos en esas situaciones hipotéticas, no simplemente por maldad o por evitar las consecuencias de alguna acción propia indebida, o por hacer trampa para alcanzar un objetivo, obtener un empleo, o avanzar en una relación. A veces por cortesia, amistad, protocolo o por otros temas, se omite información, se la "suaviza", se usa eufemismos, o simplemente se dice inventa o se cambia de tema. Aprendemos eso aunque no nos los enseñen explícitamente en las escuelas.
Secretos u omisiones relacionados con la profesion: caso de doctores, psicólogos, confesores o agentes de inteligencia. Casos de autoengaño:  quien ecuentra indicios de infidelidad pero prefiere negarlos o insistir en otra interpretación para evitar el dolor. Tambien alguien que tiene una adicción y cree poder manejarla.
Voz pasiva: un niño rompe algo y dice "el jarrón se rompió". O sea, que por motivos que se desconocen, el jarrón se suicidó arrojándose al vacío desde la repisa.
Mentiras frecuentes:sólo somos amigos, no es lo que parece, nunca me pasó antes, el lunes empiezo la dieta, mañana sin falta, a mi también me gusta, no lo sabía, "si, soy soltero", y falsedades sobre el empleo o profesión.
Excusas: admisión parcial de incumplimiento pero buscando una justificación. "Yo hice mi tarea, profe, pero se la comió el perro". En su libro "Teacher man", Frank McCourt, maestro y escritor, cuenta cómo un día decidió ver las excusas de sus alumnos como si fueran un género literario, y los animó a escribir excusas,por extrañas que fueran, como tarea, para luego discutirlas en clase. Eso los volvió más participativos.
Mentiras descaradas: entre las peores, ya sin algunos atenuantes anteriores, no están sólo las que son creídas y logran engañarnos por un tiempo, sino las que son evidentemente una falsedad y sin embargo quien miente insiste.En esa clasificación estarían las mentiras del gobierno y de diversos políticos, por ejemplo al hablar de economia o de decisiones o consecuencias criticables. "Guerra preventiva", "daños colaterales", "plan de salvataje ( de bancos)", y en Argentina "estadísticas oficiales", "sensación de inseguridad", y "democratizar la justicia", por ejemplo.
Quienes mienten por profesión deberían tener presente no decir una mentira que sienta verguenza de si misma, es decir, algo notorio en su falsedad.El resto de las personas, cuando no estemos cumpliendo con ser educados, como la sociedad exige, recordemos lo que dijo alguna vez el escritor Mark Twain: "Si dices siempre la verdad no necesitarás buena memoria".



2 comentarios:

Conchi dijo...

Por acá siempre nos dijeron que podíamos decir una "mentira piadosa", que es aquella no hca daño al que la recibe. No sé si estas existen pero lo cierto es que todos hemos mentido a lo largo de nuestra vida.
Con el paso de los años queremos más verdades, las necesitamos porque los engaños nos duelen, nos hacen sentir tontos y de eso nada.
Yo ya no me creo ni una palabra de los gobernantes de mi país, ni los de mi provincia, por ejemplo.

Jorge, gracias por volver a visitarnos y dejarnos un comentario. No nos olvidamos!!!

Un abrazo

Jorge Fenix dijo...

Hola Conchi, no conozco el idioma que enseñas en estos dias en tu blog, asi que mucho no puedo aportar, pero siempre sigo desde aqui las novedades. He querido ir más allá de ver las mentiras en términos de blanco o negro,bien o mal, ver circunstancias particulares, esas que son más interesantes.Algo como "si, me gustó la pelicula que querias que vieramos juntos", por ejemplo, ni hace daño ni es lo mismo que un politico intentando ocultar la realidad como en la novela "1984".
Un abrazo.